Venden privados 45% de turbosina

306

*Pueden abastecer 5 compañías casi 32 millones de litros a 6 aerolíneas

 

Azucena Vásquez

A poco más de un año de que se abriera el mercado de la venta de turbosina, el sector privado ha tomado un papel relevante en el sector y ya cubre 45 por ciento de la demanda total del combustible.

Hasta antes de la reforma energética de 2013, Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA) tenía la exclusividad para vender turbosina a quienes operan en aeropuertos del País.

Aunque el mercado de turbosina fue el último en abrirse a la iniciativa privada, las empresas WFS, HG, Repsol, BP y Vitol pueden abastecer 31 millones 958 mil litros, 45 por ciento de la demanda nacional, según cifras compartidas por ASA.

Estas empresas, que este año empezaron a competir en el mercado, venden el combustible a seis aerolíneas comerciales que operan en 10 aeropuertos.

En los primeros meses de 2019, vendían la turbosina en los aeropuertos de la Ciudad de México, Cancún, Monterrey, Tijuana y Torreón, pero en junio se expandieron a los de San José del Cabo, Guanajuato (Bajío), Guadalajara, Matamoros y Puerto Vallarta.

WFS, una de las primeras en entrar al mercado, abastece combustible en seis aeropuertos, en CDMX, Cancún, Guadalajara, Puerto Vallarta, San José del Cabo y Monterrey, y es la de mayor participación por ahora.

Tiene una capacidad conjunta de 26 millones 106 mil litros, detalló ASA, que administra las estaciones de almacenamiento del combustible en los aeropuertos.

HG, abastece a cinco con una capacidad de almacenamiento concedida de un millón 768 mil litros. BP y Repsol se han mantenido en dos aeropuertos (Ciudad de México y Cancún), donde se concentra la mayor demanda.

Vitol tiene participación en cuatro aeropuertos, los de Ciudad de México, Cancún, Matamoros y Reynosa, con una capacidad conjunta de un millón 172 mil litros.

Los precios de la turbosina que venden estas empresas son determinados por el mercado, por lo que no se establecen tarifas fijas, como sí ocurre con el servicio de almacenamiento.

Las tarifas para ese servicio fueron avaladas en su momento por la Comisión Reguladora de Energía (CRE).

Las empresas privadas ya pueden participar en la venta de turbosina, pero también en el de almacenamiento y suministro (into plane), que se da de la estación de combustible al ala del avión.

Sin embargo, hasta ahora, no hay empresas interesadas en entrar a into plane, aseguró ASA.

Tampoco han mostrado interés en competir en el servicio de almacenamiento, pero algunas están desarrollando estaciones para la distribución en diversas zonas del País.

Te puede interesar : Manda Alemania señal de recesión