Impulsa violencia migración femenil

224

*Dificulta ley de EU que agresiones sean consideradas motivos de asilo

 

REFORMA / STAFF

JALAPA, Guatemala.- La violencia doméstica en Centroamérica está obligando a mujeres a intentar huir y solicitar asilo en Estados Unidos.

Es el caso de Lubia Sasvin Pérez, quien estando embarazada en 2015 abandonó a su pareja tras ser golpeada por él, y regresó a vivir con sus padres. Pero una noche, Gehovany Ramírez, su ex novio de entonces 17 años, llevó a su hermano y a otro cómplice a la casa portando machetes. Entraron, mataron a la madre de Lubia, y dejaron herido a su padre.

Para fiscales, jueces e incluso abogados defensores en Guatemala, el caso ejemplifica el flagelo nacional de la violencia doméstica en el país, motivado por un sentido machista de propiedad sobre las mujeres, un hecho que las impulsa cada vez más a migrar.

En Guatemala, la tasa de homicidios de mujeres es más de tres veces el promedio mundial. En El Salvador, es casi seis veces. En Honduras, es uno de los más altos del mundo, casi 12 veces el promedio mundial.

En lugar de enfrentar una sanción severa, Gehovany recibió solo cuatro años de prisión, por ser menor de edad. Más de tres años después, ahora con 21, podría ser liberado el próximo año.

El temor de su regreso sacudió tanto a la familia que el padre de Lubia vendió su casa y usó el dinero para pagarle a un contrabandista que los llevara a él y a su hija menor a Estados Unidos.

Ahora vive a las afueras de San Francisco, y confía en que obtengan asilo para protegerse Lubia y dos de sus hermanas, que se quedaron en Guatemala y rentan un departamento en espera de la resolución de su solicitud, un proceso que podría durar años. Sin embargo, dos decisiones legales de la Administración de Trump han afectado las peticiones relacionadas con la violencia doméstica.

Para obtener asilo en EU, los solicitantes deben mostrar motivos específicos para su persecución en su país de origen, como su raza, religión, afiliación política o pertenencia a un grupo social en particular.

Abogados defensores a veces han presionado con éxito para que las mujeres califiquen como grupo social vulnerable, debido a la violencia abrumadora que enfrentan.

Pero el ex Fiscal General Jeff Sessions, consciente de que ésta es una de las razones por las que muchas mujeres migran, prohibió la aplicación por ese motivo en 2018.

Además, el mes pasado el Fiscal William Barr emitió una decisión que dificulta que familias perseguidas, como la de Lubia, califiquen también como grupos vulnerables. La joven todavía lleva el estigma de lo que sucedió.

Los vecinos, tanto hombres como mujeres, continúan culpándola por la muerte de su madre. A ella no le sorprende. En su lugar, se preocupa por el mundo en el que crecerá su hijo y espera, para entonces, estar en Estados Unidos.

“Aquí en Guatemala, la justicia solo existe en las leyes”, dijo. “No en la realidad”

Te puede interesar : Comprometidos con la causa migrante