Cuando las barras ganan

115

 

  • Este martes los directivos se reunirán con el ministro de seguridad para sacar conclusiones.

 

 

Por: STAFF/LUCES DEL SIGLO

TEGUCIGALPA, HONDURAS.-A cuatro días de que el autobús del equipo Motagua fuera atacado por supuestos hinchas de Olimpia, la policía hondureña sólo ha detenido un sospechoso de la trifulca que dejó cuatro muertos y tres jugadores heridos. Los directivos de la Liga Salvavida (Primera División de Honduras) afirmaron que el torneo continuará con normalidad y la próxima semana el clásico entre Real España contra Marathón se jugará sin público visitante en San Pedro Sula.

 

La policía ha ofrecido recompensa económica a quien proporcione información que lleve a la captura de los involucrados.

 

Alfredo Guzmán, presidente de la Liga reconoció que han “sido complacientes todos, debemos reconocer que todos somos culpables, no debemos obviar los factores sociales que está viviendo el pueblo hondureño”.

 

Hace cuatro años se hizo una iniciativa de ley para erradicar la violencia en los estadios, sin embargo esta no se ha aprobado. “Hemos creado un monstruo, si analizan después de 50 años hemos hecho protocolos pero desafortunadamente a dos tres cuadras del estadio del evento propiamente deportivo nosotros ya no tenemos control” comentó Galindo.

 

Salomón Galindo, secretario de la Liga explicó que la policía usó gas disuasivo a las afueras del estadio, sin embargo la lluvia provocó que éste entrara a la cancha y la gente bajó de las gradas para buscar refugio en el campo, fue hasta ese momento cuando se suspendió el partido.

 

El reportero del Diario Diez, Roberto Ortiz aseguró a Luces del Siglo que entre los aficionados “hay mucho miedo, desde hace algún tiempo ya se venía escuchando de muchas personas que han dejado de asistir por miedo, pero esta es la gota que derramó el vaso”.

 

Quizá te interese: Ganan oro patinadoras de Q. Roo