Detectan arañas agresivas que arrojan los huracanes

200
SHENZHEN, CHINA - NOVEMBER 27: A spider is seen next to the 3rd green during round one of the Omega Mission Hills World Cup at the Mission Hills Resort on 27 November 2008 in Shenzhen, China. (Photo by Ian Walton/Getty Images)

 

  • Analizan más de 200 colonias de arañas en las trayectorias de los huracanes.

 

Kendra Pierre-Louis / New York Times

CANCÚN. QROO.- Existen razones para temer a los huracanes: vientos fuertes, marejadas, islas flotantes de hormigas de fuego. Un reciente estudio publicado en la revista Nature Ecology and Evolution sugiere un nuevo motivo: arañas agresivas.

 

El estudio, que analizó más de 200 colonias en aproximadamente una docena de lugares en las trayectorias de los huracanes, descubrió que las arañas más agresivas tenían más probabilidades de sobrevivir una vez que había pasado una tormenta.

 

Anelosimus studiosus es un tipo de araña viva comunitaria que se encuentra a lo largo de las costas del Golfo y Atlántico de México y Estados Unidos.

 

Son pequeñas, su tamaño, completamente desarrolladas se extiende ligeramente poco menos de un cuarto de pulgada, y a los científicos les gusta estudiarlas porque sus colonias exhiben uno de dos comportamientos distintos.

 

Algunas colonias de Anelosimus studiosus son relativamente dóciles, con varias madres criando a sus hijos, reuniendo comida y compartiendo el trabajo necesario para sobrevivir.

 

Sin embargo, otras colonias son más combativas y presentan una mayor proporción de arañas hembra agresivas.

 

“Las hembras agresivas son excelentes para capturar presas”, dijo Jonathan N. Pruitt, profesor asociado en el Departamento de Ecología, Evolución y Biología Marina de la Universidad de California, Santa Bárbara, y autor del estudio.

 

“Son realmente buenas defendiendo a la colonia de la intrusión de otras especies de arañas, pero realmente no pueden apagar su agresión”, agregó.

 

“Entonces, a veces matan por error a sus crías y a veces mutilan por error a uno de los miembros de su colonia”.

 

Después de los huracanes

 

Pruitt sugiere que a las colonias de arañas filicidas les va mejor después de los huracanes.

 

Él y sus colegas determinaron que los huracanes estaban cambiando el comportamiento de las arañas después de inspeccionar colonias en regiones que fueron golpeadas por huracanes inmediatamente antes, inmediatamente después y varios meses después de las tormentas.

 

Justo después de una tormenta, el equipo no encontró un cambio significativo en el comportamiento de una colonia, pero cuando los investigadores regresaron meses después encontraron que de las colonias que quedaban, muchas de ellas eran agresivas.

 

Los investigadores midieron la agresión colocando un trozo de papel revoloteando cerca de una telaraña y viendo cuántas arañas hembra emergieron para atacarlo en un período de dos minutos.

 

Como los investigadores no podían predecir qué áreas específicas serían afectadas por los huracanes, Pruitt tuvo que volar a las regiones después de que se emitió una advertencia de huracán, pero antes de la tormenta, para obtener datos de referencia.

 

Y, una vez que lo consiguió, tuvo que quedarse en la región para volver a visitar las colonias encuestadas dentro de las 48 horas posteriores a la salida del huracán.

 

“No hubiera podido regresar a algunos de mis sitios de estudio si no hubiera sido por este aumento de camaradería que surgió después de los ciclones tropicales”, dijo Pruitt.

 

Señaló que las personas usaban sierras de cadena y sus camiones para separar árboles básicamente, “para poder acercarme a mi sitio y poder conducir y ver a sus vecinos”.

 

Quizá te interese: Destacan importancia de ayuda humanitaria