Niegan a migrantes atención médica

145

*Acusan que falta insulina durante días y que aíslan a enfermos mentales

 

REFORMA / STAFF

LOS ÁNGELES.- A los migrantes enfermos en los centros de detención en Estados Unidos no sólo se les ha negado atención médica sino que han sido sometidos a condiciones que han puesto en riesgo sus vidas, y aquellos que sufren algún trastorno mental simplemente son puestos en aislamiento, de acuerdo con una demanda interpuesta por 15 migrantes y organizaciones civiles.

Los migrantes, que sufren condiciones desde parálisis cerebral y trastorno bipolar hasta ceguera y esquizofrenia, acusan al Gobierno de EU de negarles comida, medicina, cirugías y atención básica para personas con discapacidad.

La demanda describe experiencias individuales en ocho instalaciones distintas, pero abogados de migración dicen que es representativo de un problema sistemático que afecta a decenas de miles.

Los abogados señalan que las condiciones en los centros de detención son tan “horribles” que algunos migrantes que huyeron de la tortura y la violencia se ven obligados a aceptar la deportación con tal de escapar de la tortura a la que son sometidos en EU.

“No lo pueden soportar más”, apunta Elissa Johnson, una abogada del Southern Poverty Law Center, una de las organizaciones que participa en la demanda. “No es una elección que alguien tendría que hacer”.

Uno de los demandantes, Faur Abdulá Fraihat, llegó al centro de detención de Adelanto, California, en diciembre de 2016. Sufría de visión deteriorada. Aunque un médico externo recomendó que fuera operado en abril, las autoridades de inmigración le negaron la cirugía, y perdió la vista en el ojo izquierdo.

Fraihat, de 57 años, y quien padece dolor de espalda y en las rodillas, indicó que le dieron una silla de ruedas pero se la quitaron un mes después. Durante más de un año tuvo que depender de los agentes para que le llevaran su alimento, se afirma en el texto.El demandante tiene miedo de regresar a Jordania porque fue amenazado después de que se convirtió al cristianismo.

Hamida Ali, de 28 años y procedente de Sudán y quien ha vivido casi toda su vida en EU, padece esquizofrenia y se ha intentado suicidar durante el tiempo que ha estado encerrada en Colorado. Casi inmediatamente después de que fue detenida, fue puesta en aislamiento por casi nueve meses, lo que le provocó episodios de angustia extrema.

A Sergio Salazar Artaga, un joven de 25 años detenido en Florence, Arizona, le fue diagnosticado trastorno de ansiedad y psicosis estando en detención; incluso fue puesto bajo observación tras ocasionarse daño y tener alucinaciones. Sin embargo, durante un mes no fue visto por algún especialista en salud mental.

A Martín Muñoz, quien ha vivido en Estados Unidos más de cuatro décadas y padece diabetes, le suministraron en Adelanto el triple de su dosis regular de insulina. Cuando el personal se dio cuenta del error fue puesto en observación, pero no fue evaluado por un doctor. En otra ocasión a Muñoz lo dejaron sin medicamento para la presión alta durante una semana, y, hace poco, durante 10 días no recibió insulina.

Un vocero del ICE declinó hacer comentarios específicos sobre la demanda, pero aseguró que se daban respuestas oportunas y apropiadas a las solicitudes médicas emergentes, y que se brinda atención médica integral a todas las personas bajo custodia.

Te puede interesar : Impulsa violencia migración femenil