´Padece demencia´

209
  • La hija de doña María Aurelia Nelda Fuentes y Lara dice que no tiene problemas con su madre y que es su hermano quien la trastorna.

 

MARCO A. BARRERA

CANCÚN, Q. ROO.- Norma Azalea Anguas Fuentes sostiene que su madre no goza de cabal salud y que a sus 98 años de edad padece demencia. Asegura que “por ratitos está bien y por ratos está mal”. Descarta que la mujer adulta mayor sea una persona lúcida. “Ella habla bien y se expresa bien pero psicológicamente no”.

Al reportero muestra una valoración médica del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado en la que se dictaminan trastornos o perturbación de sus facultades mentales.

La hija de doña María Aurelia Nelda Fuentes y Lara dice que no tiene problemas con su madre, al menos entre ambas, y que es su hermano quien la trastorna. “El que hace el problema es mi hermano, anda aquí, mete demanda acá, la lleva a Chetumal para hablar con el gobernador… es quien la trastorna”. El problema familiar deriva una herencia por dos inmuebles, en los que su hermano pretende no quedar desprotegido.

Aclara que su madre le otorgó la propiedad de un inmueble y después se retractó, así lo hizo varias veces, de ahí que optó por darle formalidad legal. Una vivienda logró escriturar y otra tiene una promesa de compra que apenas reúna 160 mil pesos procederá a escriturar.

Advierte que las denuncias no han prosperado ni ha podido sacarla de la casa que su madre reclama como suya en la Región 100, porque todo se hizo al amparo de la Ley. “Todo está bien hecho, con huella y todo eso, no se puede deshacer”.

De la denuncia de violencia intrafamiliar asegura que fue objeto de exámenes sicológicos para determinar su grado de riesgo, sin que se tenga sustento. “En la Fiscalía me mandaron hacer mis exámenes para ver si yo era generadora de violencia y no marca; que posiblemente un poco, pero como me dice la doctora, quizá usted para defenderse pero no que atente en contra de mi madre”.

Reconoce que su madre “ahorita momentáneamente no quiere estar conmigo” pero que la causa de fondo es que nunca ha estado conforme con las parejas de ambos hijos “malas o buenas pero eran nuestras parejas”.

De la forma en que terminará este caso mencionó que formalizaron un compromiso ante notario, que consistió en devolver una de las propiedades para que se venda. “Me dicen que madre irá a Mérida a llevar una vida tranquila pero quiero garantizar que efectivamente la venta del inmueble sea para que se compre su casa y por fin descanse”, concluye.