Renacimiento para Notre-Dame

219

 

  • El espacio temporal del despacho Gensler ha sido diseñado para servir desde servicios religiosos hasta exposiciones.

 

 

Por: MARCO ANTONIO MATA / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- El despacho Gensler presentó un diseño llamativo para un lugar de culto temporal en Notre-Dame.

 

Ubicado en la emblemática Plaza Parvis de la catedral, el Pavillon Notre-Dame está destinado a ofrecer un faro de esperanza a los parisinos y visitantes internacionales por igual, mientras se restaura la catedral de 850 años de antigüedad.

 

El diseño de Gensler ofrece una estructura temporal modesta, pero emblemática que está construida principalmente de madera carbonizada, lo cual proporciona a la estructura mayor resistencia y durabilidad.

 

“La madera carbonizada, que es uno de los métodos más antiguos y efectivos para proteger la madera del fuego, también simboliza que lo que una vez destruyó Notre-Dame sólo servirá para fortalecerlo, expresando así un lenguaje de renacimiento y transformación”, señaló el arquitecto Duncan Swinhoe, director regional en Gensler.

 

La estructura temporal recuerda los ritmos estructurales y las formas de la catedral gótica, y funciona como una nave protegida.

 

Con un techo construido con cojines de ETFE y muros hechos de policarbonato translúcido, la obra temporal se inundará de luz natural, enfatizando la calidad etérea del espacio y creando un alivio visual.

 

Quizá te interese: Reconocen internacionalmente al cine mexicano