Se la juegan por amor al trabajo

142

 

  • Si bien las condiciones de trabajo no son tan óptimas como parece y hace falta cubrir necesidades específicas para dignificar su labor.

 

VÍCTOR HUGO ALVARADO

CANCÚN, Q. ROO.- Si bien las condiciones de trabajo no son tan óptimas como parece y hace falta cubrir necesidades específicas para dignificar su labor, quienes lo integran expresan su admiración y cariño al H. Cuerpo de Bomberos.

 

Lo hacen día con día, trabajando con lo que tienen para cumplir con su misión. Para llegar sólo hace falta el sueño, así como la decisión para dar el paso definitivo y formar parte de esta corporación.

 

Es el caso de Arturo Álvarez Abad, elemento que pertenece a la Base 5 del Departamento de Bomberos de Cancún, quien hace siete años dejó su vida laboral en el ramo turístico para llegar a su trabajo de ensueño.

 

Durante su guardia, compartió los pormenores de su estilo de vida en el acuartelamiento, el cual implica estar 24 horas en funciones, durante las cuales se atiende hasta 10 emergencias en su sector, para después descansar 48 horas antes de volver al trajín diario.

 

En su turno, tiene la oportunidad de desayunar y ponerse en forma para estar listo ante cualquier llamado; Hay tiempo para ejercitarse y también inspeccionar el equipo.

 

Al salir, siempre toma en cuenta la importancia de cada emergencia enviada y, de acuerdo con la situación, actuar.

 

Recordó un episodio en el cual por una fuga de gas tuvieron que intervenir para controlar el siniestro.

 

“En el transcurso vas aprendiendo muchas cosas. Cada incendio es muy diferente. Cuando hay una persona en peligro debemos actuar mucho más rápido de lo normal para tratar de salvarla. Es cuando la situación suele complicarse más”.

 

Con tono agridulce, aceptó la precariedad con la cual operan en cuestión de sueldos y de equipamiento, la cual se ve por momentos opacada con el compromiso asumido en nombre de la población.

 

Incluso agradeció el apoyo de las autoridades dentro de la corporación en cuestión de capacitación y estímulos para llevar al cabo su labor.

 

Entre esos estímulos, la celebración anual del Día del Bombero resulta importante en términos de convivencia y visualización social entre los elementos y la población.

 

Se fortalecen lazos entre ellos mediante competencias abiertas al público, grandes comidas y un ambiente festivo que, en palabras del director Thomas Hurtado Morris, “es como celebrar Año Nuevo para ellos”.

 

Tanto Arturo como sus colegas, Samanta y Nathanael, agradecen la oportunidad de mostrar sus habilidades físicas, ejercitarse y convivir durante los días previos mediante las competencias programadas y los eventos especiales en conmemoración a su día.

 

Sin duda eleva su moral y permite sobrellevar su situación, siempre con ánimos renovados y en busca de servir a la sociedad lo mejor posible ante cualquier emergencia.

 

Quizá te interese: Instruyen a promover turismo cultural en QR