Nido de víboras

278

 

 

Por: Kukulkán

ESTA ES la historia de un proyecto que nació de buen tamaño, luego creció casi al doble, más tarde se encogió y ahora vuelve a crecer: el Tren Maya.

ASÍ ES, el titular de Fonatur, Rogelio Jiménez Pons dio a conocer que el Tren Maya finalmente sí tendrá una estación en la capital del estado, con la intención de extender los beneficios económicos que promete el ambicioso proyecto.

DE ESTA forma y después de mucho insistir, los chetumaleños lograron lo que tanto querían, que se los lleve el tren. Y no sólo Chetumal, sino que la población tabasqueña de El Triunfo y hasta Cancún sumaron también una terminal a los planes de la ruta.

EN EL caso de Cancún se prevé que la estación se ubique en el centro de la ciudad, aparte de la que se supone estará en el aeropuerto. Dónde específicamente quién sabe, que tan saturado está el centro de la ciudad que hasta un simple paradero de combis se vuelve todo un problema de logística, pero en fin.

TOTAL, QUE el mentado tren todavía no tiene ni un durmiente listo y ya mutó en su forma varias veces. ¿Cuál será el trayecto final que tendrá? Nadie lo sabe. Ni tampoco si estará listo para el final del sexenio o cuánto terminará costando.

PERO CHETUMAL ya tendrá su estación de tren.

***

LA AUTORIDAD en Tulum se apresta a anexarse dos poblados de Felipe Carrillo Puerto que han preferido formar parte del primero por la simple razón de que les queda más cerca.

RAZÓN PRÁCTICA que encierra un trámite legal porque hay que modificar la frontera entre los dos municipios, lo cual no debería ser muy complicado puesto que ambas partes están de acuerdo.

ESTE SINGULAR caso de ampliación territorial debería servir al ayuntamiento que dirige Víctor Mas Tah para incursionar en el negocio de las asesorías legales y de negocios en el tema de la anexión de tierras.

SU PRIMER cliente: Donald Trump, a quien podrían ayudar en eso de adquirir territorio de otro país sin desembolsar ni un dólar ni malgastar bilis en tuitazos. De nada.

***

UNO DE los mayores generadores de estrés entre cualquier empleado es que se te acabe el contrato de trabajo. ¿Quién pagará la casa?, ¿cómo liquidar las tarjetas?, ¿las colegiaturas?, ¿y la tanda?

ESE ES el dilema que enfrentan los 25 trabajadores del Congreso del Estado que ocupaban las plazas de diputados, quienes (no todos) terminan su nexo laboral con el Legislativo el 3 de septiembre.

PERO NO sufra querido lector, que los hache servidores públicos recibirán su finiquito como manda la ley: 82 mil 500 pesitos en promedio, más variables por bonos, fondo de ahorro, propinas y lo que aparezca por ahí.

 

Quizá te interese: Nido de víboras N° 208