(VIDEO) Pese a carencias, siguen dando ayuda

134

 

  • Desde hace 18 años, la Ciudad de la Alegría ha atendido a personas de la tercera edad, mujeres maltratadas y niños en situación de calle.

 

VÍCTOR HUGO ALVARADO

CANCÚN, Q. ROO.- Pese a los diferentes factores que han disminuido el flujo de donaciones dirigidas desde hace años a su manutención, la Ciudad de la Alegría mantiene las operaciones en todas sus casas.

Desde hace 18 años cuando fue fundada, han atendido a personas de la tercera edad, mujeres maltratadas, niños en situación de calle y personas con enfermedades en fase terminal.

Tras su inicio en 2001 de la mano de Fernando García Zalvidea, esta fundación se ha convertido en un baluarte de la asistencia social en Cancún, al apoyar a más de 40 mil personas en sus diferentes casas.

Es un complejo ubicado a las afueras de la ciudad, con una extensión de casi cinco hectáreas donde ofrecen a sus huéspedes instalaciones dignas.

El hogar para abuelitos, específicamente fue inaugurado en 2004 como una continuación del plan original, el cual consiste en crear espacios dignos, con gente profesional y ética, cimentados en los valores cristianos, para rescatar la dignidad de cada ser humano que asiste a la fundación.

La operación diaria

 

Clemina García Zalvidea, integrante del Consejo Directivo de la fundación y representante legal de las instalaciones para los abuelitos, es quien se encarga de verificar toda la operatividad del sitio.

Describe toda la rutina y el modo en que se atiende a los abuelitos, así como la manera como pasan su tiempo y la historia del lugar.

En ese lugar se brinda refugio a todos los ancianos en situación de desamparo, ya sea que hayan sido canalizados por alguna institución o por vecinos del lugar.

También se ofrece techo a los familiares si así lo requieren, temporal o definitivamente, de acuerdo con las necesidades y a cada situación.

En total, el hogar de los abuelitos tiene capacidad para alojar a 50 personas, sin embargo, actualmente hay 53 residentes entre permanentes y temporales, a quienes se les ofrece comida, medicinas y algún pasatiempo.

Todos ellos son atendidos por una congregación religiosa llamada “Las Aliadas Carmelitas”, quienes como en las otras casas se especializan en ciertos rubros que implican el cuidado de los adultos mayores.

 

Problemas financieros

 

Las de casas de la fundación se mantienen a través de donativos en especie y en efectivo para costear todos los gastos de servicio, manutención e incluso de salarios para los trabajadores.

En total, la fundación Ciudad de la Alegría requiere un presupuesto anual de 14 millones de pesos para operar al 100 por ciento; la casa de los abuelitos gasta aproximadamente 300 mil pesos anuales.

Desde hace tiempo, no obstante, las donaciones han dejado de fluir a diferencia de años anteriores debido a distintos factores, como el surgimiento de otras fundaciones encaminadas a los mismos rubros, las cuales fueron creadas por antiguos beneficiarios de la organización.

Otros factores han sido el cambio de reglas de operación en el gobierno federal, la falta de arraigo en una población flotante como la existente en Cancún e incluso la crisis del sargazo.

Todas ellas afectan directamente a los mismos benefactores, ya que han tenido que reducir las donaciones para poder atender esos inconvenientes.

García Zalvidea aceptó que desde hace tiempo se trabaja con problemas en cuanto a la recaudación de ayuda por parte de los donantes.

Pese a las múltiples dificultades, ha sido tal el apoyo de quienes constantemente ofrecen su ayuda que la fundación permanece como una institución referente en la atención y el cuidad o de las personas en situación de vulnerabilidad.

 

Quizá te interese: (VIDEO) Detiene Bacalar lucha contra analfabetismo