Redefine la cerámica

172

 

  • Esta es una ropa que no se puede vestir.

 

 

Por: MARÍA FERNANDA LEGORRETA FUENTES / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Desde 2014, la artista ucraniana Zhanna Kadyrova ha explorado la conexión entre la arquitectura y el mosaico.

 

Dentro de sus múltiples proyectos resalta el de ‘Segunda Mano’, en el cual realiza ropa que no se puede vestir, pues están hechas con este material.

 

La propuesta responde a la memoria colectiva de ciertas comunidades y la ha replicado en varios lugares del mundo, siendo la primera en Sao Paulo, además de otros sitios como Chernobil.

 

En su última instalación generada en la Bienal de Arte de Venecia de 2019 resignificó sobrantes de la cerámica de un hotel de esa ciudad para crear vestimenta y artículos de cama.

 

Algunas piezas fueran colgadas en la parte central del pabellón sobre percheros en medio de las otras exposiciones que se llevan a cabo.

 

Debido al material, cuenta con gran resistencia, sin importar el tiempo que pase, pues es el más durable que la arquitectura misma donde se exhibe.

 

Quizá te interese: Rechaza Gutiérrez Müller pintas en patrimonio