De la oportunidad al reto en el PAN de Quintana Roo

539

MAYULI LATIFA MARTÍNEZ SIMÓN

Los tiempos que vivimos demandan de los políticos definiciones claras de lo que nos comprometemos a luchar por lograr, es por ello que por este medio manifiesto lo que considero son los retos que enfrenta el Partido Acción Nacional y por los que debe luchar en Quintana Roo.

Política

Como partido con responsabilidad de gobierno en el estado y ante un escenario nacional de abuso del poder presidencial, es imprescindible que Acción Nacional ensanche la construcción de acuerdos con la sociedad, que estreche relaciones con aquellos sectores, en especial la sociedad organizada, para que la democratización estatal en el ejercicio de la función pública representada por el gobierno de Carlos Joaquín, adquiera sustancia y sentido en el ejercicio de las libertades que nos fueron negadas como ciudadanos quintanarroenses durante décadas.

Retomar la política intrapartidista con altura de miras, posibilitará la construcción de acuerdos que encuentren base en la inclusión institucional de militantes que por cualquier circunstancia hayan hecho un impasse en su vida activa dentro del partido; debemos dejar de lado prácticas de encono y animadversión que en sí mismas nos debilitan e inutiliza para presentarnos como una opción viable y eficaz ante los ciudadanos.

En principio debemos asumir que somos un partido con responsabilidad de gobierno, sin pudor ni demora, es imprescindible acompañar a nuestro gobernador Carlos Joaquín en sus aciertos y en sus yerros, debemos asumir la función de gobierno como compromiso ante los quintanarroenses y apoyo hacia el gobierno, así también, no traicionar la confianza que los electores depositaron en nosotros al marcar nuestro emblema electoral. Nuestra misión nos constriñe también, a dialogar, debatir y sugerir mediante acercamientos que por leales busquen sin prejuicio la escucha de nuestro gobernador, soluciones diferentes y en donde quepa, más eficaces y con mejores resultados donde importa… con los pobres.

 

La causa

Es necesario entender que si la política no es eficaz a los ciudadanos, no encuentra sentido ni razón de ser. Por ello, es necesario que en el PAN quintanarroense asumamos como una realidad que no es suficiente la democratización lograda en el Estado con la función del gobierno estatal, ni la distribución del poder democrático en favor de instituciones y actores políticos y sociales, y aunque en principio sí lo es, no es en sí mismo el crecimiento económico logrado por el gobierno estatal la solución última de los problemas.

El PAN debe abanderar hoy más que nunca, causas que favorezcan a los habitantes del estado que más lo necesitan, es decir, la causa de los que menos tienen.

De ninguna manera se debe permitir que se asuma como panacea regalar dinero a los habitantes, ni mucho menos pensar en retribuciones electorales con la utilización de políticas públicas en materia de desarrollo social. Es necesario replicar la seriedad, ética e innovación mostrada por los gobiernos federales panistas.

El arraigo doctrinal de nuestros principios filosóficos de generación del Bien Común y Subsidiariedad, debe ayudarnos a corresponsabilizar en su pleno desarrollo a los ciudadanos, focalizando el esfuerzo sólo hacia las personas que realmente necesiten estas oportunidades, oportunidades generadoras del propio compromiso del beneficiario y sólo por el tiempo necesario, lo que coloquialmente podemos traducir como “enseñar a pescar y no dar el pescado solamente”.

 

PAN abierto

Carlos Castillo Peraza en una de sus visitas a Quintana Roo como presidente nacional del PAN, ante pregunta recelosa de si el partido debería permitir afiliarse a los “Neo-panistas” que se acercaban, respondió como solía hacerlo a manera de metáfora:

“Que no solamente no se debería poner en duda si debería abrirse el partido a esos nuevos militantes, sino que ellos representaban lo que los glóbulos rojos a la sangre y esta para el cuerpo humano. Si la sangre de nuestro torrente sanguíneo no renueva sus glóbulos rojos, la sangre del cuerpo humano pierde la función de servir al organismo y en tanto esto se da, sería para el partido como morir por inanición”.

Es así, que debemos nutrirnos de la fuerza social que representan actores sociales de diferentes ámbitos para pasar de las relaciones políticas a la alianza política por la causa para el desarrollo social, esto debe normar la conformación de los liderazgos panistas ya afiliados, los que estén por afiliarse y los que simpatizan con el PAN.

El pasado fin de semana, el Partido Acción Nacional celebró sus asambleas municipales a efecto de poder cambiar a sus dirigencias municipales. En ellas, democráticas todas, estoy convencida que los panistas que fuimos a votar y quienes dirigirán al partido en cada unos de sus municipios, por nuestros ideales y formación histórica, vamos a consolidar y reforzar con nuevas miras el desempeño de nuestro quehacer político para estar a la altura que hoy nos demandan México y Quintana Roo.

 

¿Por qué el PAN?

Acción Nacional durante toda su historia ha luchado por las causas justas, debemos transmitir nuestra convicción en la causa del gobierno estatal por el desarrollo de los más pobres, de los más necesitados, generando circunstancias de desarrollo en su vida y en los casos que así lo requieran, sustituyéndolos en la solución de sus necesidades, mientras se fortalecen sus capacidades para lograr su autodesarrollo.

Debe ser Acción Nacional porque nuestra historia por la democratización del país no puede ser rebatida; será el PAN porque es el único partido de oposición al actual gobierno federal que en estos momentos articula una defensa de los derechos ciudadanos puestos en riesgo por AMLO; el PAN porque los quintanarroenses confiaron en nosotros hace tres años; porque somos un gobierno que hoy los ciudadanos pueden comparar; porque somos un partido serio, propositivo y congruente, pero más aún, Acción Nacional porque pondremos a Quintana Roo por delante de cualquier particular interés.

 

*Senadora federal por Quintana Roo.