Nido de víboras

256

 

 

Por: Kukulkán

QUE LA Fiscalía General del Estado vaya a crear una Comisión Estatal de Desaparecidos es una de esas noticias agridulces que no sabe uno si aplaudir o deplorar. Porque el mero hecho de que se contemple integrar una Comisión de ese tipo, es indicativo de la gravedad de la situación en el tema.

 

POR SUPUESTO que es bueno y necesario que exista una oficina encargada de atender los casos de personas desaparecidas en Quintana Roo. Procurar que este tipo de delitos sean adecuadamente investigados y resueltos es una necesidad vital para recuperar la confianza y la paz en el estado.

 

PERO MÁS alegría nos dará cuando, esperemos que en algún no muy lejano día, se anuncie que la Comisión Estatal de Desaparecidos deja de existir porque ya no tiene razón de ser…

 

***

 

YA NO más. El comisario ejidal de Calderitas dijo que ya estuvo bueno y no cederán ni un milímetro más de terreno al Ayuntamiento de Othón P. Blanco para ampliar el basurero o el cementerio municipales.

 

EL ASUNTO no es tanto la razón de la negativa ejidal, que debe tener su fundamento en varios incordios acumulados, sino que al municipio que alberga la capital del estado se le acumulan los problemas, la basura y los féretros.

 

TODO LO cual resulta tanto más absurdo cuanto que Chetumal es una ciudad horizontal que, al menos en el mapa, no presenta muchos obstáculos físicos para su expansión, pese a lo cual ya no tiene espacio para guardar su basura y sepultar a sus fallecidos.

 

***

 

QUÉ TAN grave está la delincuencia en la capital del estado, que ni los héroes estatales, nacionales y hasta locales se salvan del robo de identidad. No se trata de phishing, la suplantación  de identidad tan de moda en los tiempos cibernéticos que corren, sino del más mundano pero igual de pernicioso robo de placas donde aparecen inscritos los nombres de personajes homenajeados en estatuas.

 

EL MOTIVO de los hurtos en pleno centro de Chetumal, tiene poco de respuesta a un agravio histórico y sí mucho de ignorancia y desprecio vil por el patrimonio común. Porque robar placas de identidad y hasta cañones históricos del bulevar Bahía implica un desconocimiento de la historia.

 

ES POSIBLE que detrás del robo también haya su cuota de necesidad económica, lo cual señala la imperiosa necesidad de reactivar la actividad comercial en el sur del estado, pero no deja de ser penoso y triste que hasta la memoria histórica común sea víctima de la delincuencia.

 

***

 

EN LO que el asunto del dúo dinámico de los Heyden y la demanda que José Luis Acosta Toledo interpuso en su contra y de Mara Lezama se dirime en tribunales y algunas portadas, la alcaldesa sigue adelante con sus labores de presidenta municipal.

 

LABORES QUE incluyen los clásicos actos oficiales de corte popular en parques, donde aprovechando la calva ocasión se reunió con el líder chafirete Erasmo Abelar y el jefe de los autocares para platicar… de algo, porque de algo tuvieron que platicar.

 

Quizá te interese: Nido de víboras N° 213