Se desquebraja obra inmobiliaria

160

*Presenta actividad una contracción de casi 8% en 7 meses

 

Nallely Hernández

De diciembre 2018 a junio de 2019, la edificación, que incluye obras de vivienda hasta centros comerciales y oficinas, registra un arranque negativo frente a la actividad mostrada en el mismo periodo de los otros inicios de sexenio.

Según expertos, cambios políticos y la desaceleración merman a este sector. De diciembre 2018 a junio de 2019, a tasa anual, este sector ha agudizado su caída cada mes, hasta reportar contracciones de casi 8 por ciento.

Así, tras arrancar enero con un avance de 2.1 por ciento, a partir de febrero comenzó a reportar cifras negativas hasta contracciones de 7.6 por ciento como en mayo pasado. Por ejemplo, en el arranque de Gobierno de Enrique Peña Nieto, si bien se registraron tasas negativas, éstas fueron menores a las actuales, además hubo meses positivos.

En el caso de los primeros meses con Felipe Calderón, no sólo el primer semestre fue positivo, sino que las tasas incluso rebasaron el doble dígito. Fue con Vicente Fox, según la información del Inegi, cuando la edificación arrancó el periodo de Gobierno con tasas más negativas que las actuales.

Alejandro Ruiz, socio líder del sector construcción de la firma KPMG México, comentó que en el inicio de este Gobierno temas como la suspensión de obras en la CDMX y la incertidumbre en el sector vivienda son los elementos que han impactado en el crecimiento de la edificación. Explicó que la edificación representa cerca de 40 por ciento del total de la actividad en construcción, apoyada principalmente en obras de vivienda.

Además, dijo, el centro del País es el de mayor dinamismo, por lo que su desaceleración afecta el crecimiento de la industria en general. “La edificación, sobre todo la de vivienda nueva, ha tenido una disminución muy importante tanto en la Ciudad de México, como en el Estado de México”, dijo.

Consideró que la edificación de proyectos inmobiliarios es susceptible a ser afectada por cambios políticos.

Ejemplificó con el caso de la Ciudad de México, donde las revisiones ocasionaron el freno a proyectos, así como el giro en los programas de subsidios a vivienda frenaron obras.

“Es muy sensible, por ejemplo el inicio del sexenio anterior, las tres edificadoras de vivienda más importantes de México se fueron a bancarrota y arrastró al sector de la edificación”, acotó.

“La perspectiva que puede tener cada nuevo Gobierno respecto a la edificación puede hacer que exista un cambio importante en el perfil de los jugadores”.

Detalló que aunque en el segundo semestre la edificación e incluso otros rubros como las obras de infraestructura y trabajos especiales crezcan, la afectación de la primera mitad del año mermará el crecimiento del PIB de la construcción en 2019.

Te puede interesar : Se reúne Rocío Nahle con Carlos Slim