(VIDEO) Custodian pueblos originarios la herencia maya en Quintana Roo

502

 

  • Desde este espacio cultural se defiende la tierra y las tradiciones mayas.

 

YANIRETH ISRADE / AGENCIA REFORMA

F.C. PUERTO, Q. ROO.- Ante la devastación ecológica que impera en el mundo, la milpa se perfila no sólo como una práctica ancestral para la siembra de maíz y de otras semillas, sino como una alternativa para construir una relación armónica con la naturaleza, señala Ángel Sulub, presidente del Centro Comunitario de Arte y Filosofía Maya Raxalaj Mayab.

Este espacio cultural, con sede en Felipe Carrillo Puerto, y que recientemente cumplió una década de existencia, fue seleccionado por la UNESCO para representar a México en el taller regional del Caribe, que se celebró a principios de septiembre en Georgetown, Guyana.

En el encuentro, denominado “Promover soluciones basadas en los conocimientos indígenas locales para responder a los impactos y a las vulnerabilidades relacionadas con el cambio climático”, se presentó la milpa como un acto de convivencia con la naturaleza y de resistencia cultural.

 

 

“Cada vez que nosotros realizamos una ceremonia, cada vez que realizamos una fiesta tradicional, cada vez que se siembra la milpa, se está resistiendo contra todo aquello que va contra lo que somos”, expone Sulub.

“Vemos con gran preocupación el sistema educativo porque aleja a nuestros jóvenes y a nuestros niños de la tierra; nos aleja de nuestra cultura y nuestras raíces”.

El Centro Raxalaj Mayab preserva la lengua, la espiritualidad, la cosmovisión y las prácticas ancestrales para frenar el despojo -de identidad y de tierras- que amenaza a los pueblos.

“Los megaproyectos en territorio maya inician con el despojo de tierras por parte de empresas y del sistema de gobierno que responde a cuestiones económicas relacionadas con empresas”.

Un ejemplo es la Península de Yucatán, donde se han instalado empresas que producen carne y contaminan los recursos naturales, a la vez que fomentan un turismo depredador y un ambiente propicio para la violencia, acusa.

“Mucha gente que quiere conocer al pueblo maya llega a Cancún, a los resorts, a los hoteles, y conoce a un maya folclorizado. Ahí también vemos un despojo de lo que somos, desde el nombre. Por ejemplo, nombrar ‘Riviera Maya’ a un lugar donde no estamos los mayas es parte de esa contradicción”.

Por otra parte, Sulub considera que el Tren Maya, el proyecto emprendido por el gobierno federal, constituye una amenaza.

“Nunca las respuestas ni las soluciones van a venir de los gobiernos o de las empresas; si queremos una vida mejor, si queremos como pueblo seguir viviendo en nuestras comunidades tenemos que organizarnos desde abajo, desde la comunidad, desde el pueblo”.

 

Quizá te interese: (VIDEO) Calificaron diputados como ‘vergüenza de Estado’ proceso contra Mario Villanueva