(VIDEO) Denuncian locatarios del «mercado viejo» amenaza de desalojo de parte del Ayuntamientro de Othón P. Blanco

189

 

  • Noemí López, representante de los locatarios del Mercado Viejo denunció que fueron amenazados con el uso de la fuerza si no desalojan los pasillos antes de mañana.

 

HERLINDO VÁZQUEZ

CHETUMAL, Q. ROO.- Personal del Ayuntamiento de Othón P. Blanco pretende desalojar a locatarios del Mercado Ignacio Manuel Altamirano mediante actos ilegales, por lo que recurrirán a organismos como la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Quintana Roo (Cdheqroo), porque consideran sus garantías son violentadas.

Noemí López, locataria del también conocido como «mercado viejo» y representante de los locatarios denunció que durante la reunión sostenida con el secretario General del Ayuntamiento, Alejandro Rivera Romero, fueron amenazados con el uso de la fuerza si no desalojan los pasillos a más tardar el 10 de septiembre.

Recordó que hace seis meses la Dirección de Reglamento, Fiscalización y Vía Pública del municipio hizo un reacomodo de los comerciantes, quienes permanecieron al interior del mercado pese a que sus ventas eran muy bajas, ante lo cual y de común acuerdo salieron nuevamente a los pasillos.

“Estas prácticas de las autoridades municipales de reunirnos para amenazarnos y asustarnos corresponde a prácticas de un gobierno autoritario. Es un gobierno que no está para apoyar a la clase necesitada”.

 

 

Anticipó que asumirán el riesgo de trabajar pese a la amenaza de las autoridades municipales de utilizar la fuerza pública para desalojarles.

Además, mediante un escrito pidieron una revisión de los giros comerciales de los negocios al interior y exterior del Mercado Ignacio Manuel Altamirano, la regularización de los vendedores ambulantes y respetar los espacios de las concesiones otorgadas desde hace más de 30 años.

Los locatarios dijeron estar dispuestos a negociar y tomar acuerdos, pero no a ser intimidados o reprimidos y quedarse sin su fuente de sustento.

 

Quizá te interese: Desconocimiento de la ley por parte de funcionarios públicos alimenta la percepción de inseguridad