Recomiendan especialistas a padres de familia y amigos estar alertas ante expresiones de los adolescentes

369

 

  • Las típicas frases de algunos adolescentes en situación de enfado, miedo o dolor, como “me voy a suicidar”, “desearía haber muerto”, “desearía no haber nacido”. 

 

OMAR ROMERO

CANCÚN, Q. ROO.- Las típicas frases de algunos adolescentes en situación de enfado, miedo o dolor, como “me voy a suicidar”, “desearía haber muerto”, “desearía no haber nacido”, no deben ser tomadas como un chantaje, advirtió Mónica Vázquez de la Torre.

La psicóloga del Hospital General de Cancún planteó que los padres de familia o amigos deben estar alertas y buscar la ayuda necesaria de especialistas en el tema para afrontar la situación.

Mencionó que estas palabras llegan a ser consideradas como una manipulación del adolescente hacia los adultos, sin embargo, al momento de notar este tipo de expresiones es indispensable prestar atención.

El suicidio se cataloga con situaciones de riesgo en adolescentes de 12 a 17 años y de personas de 20 a 35 años.

Entre los síntomas que puede detectar su círculo cercano es que sin explicación alguna dejen de realizar sus actividades, se aislen, aumenten o disminuyan su alimentación o se provoquen lesiones.

“El suicidio es el resultado de sentimientos o situaciones abrumadoras que no puedes afrontar, crees no tener la capacidad para salir adelante, de resolver estos problemas para continuar con el futuro; no obstante, si se busca la ayuda se pueden generar redes de apoyo”.

Una situación difícil, como complicaciones económicas, consumo de drogas o alcohol pueden orillar a que la persona se quite la vida.

Vázquez de la Torre explicó que de acuerdo con los casos que llegan a saber, los hombres son más propensos a suicidarse que las mujeres, por ello es importante acercarse a expertos para afrontar esta circunstancia.

Aseveró que buscar ayuda no significa que esa persona tenga locura, por el contrario, es una acción que requiere valentía, ya que con suicidarse no terminará con los problemas, pero sí con la vida.

 

Quizá te interese: Rumbo a sus 50 años de vida: ¿Cancún o Kancum?