Rinde su Primer Informe

362

 

  • Omiten informar motivos que le han impedido transparentar su gestión

 

MARCO ANTONIO BARRERA

 

CANCÚN, Q. ROO.- Mara Lezama reconoció que el primer año de su gobierno “no ha sido fácil” pese a que ha tenido el apoyo de “un gran gabinete, de gente buena y decente”.

Recordó su ofrecimiento de campaña, de que no tolerar la corrupción, ni un ápice, lo guía al Ayuntamiento que encabeza, pese a que omitió informar los motivos que le han impedido transparentar su gestión y promover un gobierno abierto y transparente, con rendición de cuentas, la “regla de oro” de los gobiernos de la llamada Cuarta Transformación.

Con un mensaje que pretendió llegar a las emociones, agradeció primero a su familia e hijos, y a quienes la ungieron en el cargo con una votación histórica en 2018. A ellos, aseguró que les ha “respondido”.

Al rendir su primer informe de labores que la Ley la obliga, dijo que más allá de cumplir con la disposición legal fue para refrendar su compromiso con los cancunenses, pues hasta antes de su arribo estaban “hartos de la impunidad e ineficiencia de los gobiernos; ya no creían en nada ni en nadie”.

La presidente municipal recordó su compromiso de transformar al municipio y resolver la principal demanda de recuperar la seguridad de los habitantes, para dejar de vivir con zozobra.

En el pódium, Mara Lezama dijo que tomó la decisión de acelerar la iniciativa del Mando Único que promovió Carlos Joaquín González, a quien reconoció públicamente y pidió que se le aplaudiera. “Nadie nos creía que podríamos trabajar juntos, sin distingos partidistas ni colores”.

Al mandatario agradeció su voluntad política para recuperar la paz pública y la tranquilidad de los habitantes. También solicitó se reconociera al presidente Andrés Manuel López Obrador porque “juntos estamos haciendo historia”.

La primera autoridad benitojuarense citó cifras de la mejoría de la seguridad pública, aunque a unos metros, afuera de las vallas que delimitaban el acceso a su primer informe, elementos de la Marina y el Ejército y de la policía municipal custodiaban el sitio con armas largas, pese a que el acceso fue sólo peatonal, al menos para los que carecían de invitación oficial al evento.

Reiteró ante el micrófono que cada uno de los funcionarios públicos del Ayuntamiento que preside “somos servidores públicos y estamos para servirles”, pero a 50 metros policías municipales arrebataron pancartas de protesta que que exigía la renuncia de la edil, pues “el pueblo pone y el pueblo quita”.

Para evitar que balance se opacara con la presencia de otras personas inconformes, unos 20 integrantes de las llamadas “Brigadas por Cancún” improvisaron una valla de tres filas para aparentar que nada ocurría.