MUCHO DOLOR

336

Diferentes padecimientos afectaron al cantante hasta el punto de alejarlo de las giras y desatar especulaciones frecuentes en torno a su salud.

 

En 1972, con 24 años, sufrió una neumonía grave que casi le cuesta la vida: se paralizó su diafragma torácico, uno de sus pulmones tuvo un daño irreversible y su voz resultó afectada. Tuvo que realizar constantes terapias respiratorias para recuperarse.

Debido a sus excesos con el alcohol y cortisona, en los años 80 le practicaron operaciones en las cuerdas vocales, también afectadas por estrés y falta de descanso. A la vez, le implantan una prótesis femoral porque la cortisona dañó la circulación en una pierna. Fue internado en rehabilitación varias veces.

En los 90 le diagnosticaron diabetes tipo 2 y eso le causó otros males, como reitnopatía diabética en un ojo; siguió tratamientos para mantener la visión y tuvo una operación.

En 2001, sufrió un enfisema. Después batalló con hipertensión arterial, una hernia hiatal y hasta depresión.

Después, en 2007, tuvo parálisis de Bell (parálisis facial a raíz de un nervio afectado).

Le sobrevino la enfermedad de lyme, infección transmitida por garrapatas y que daña diversos órganos. Resultó con parálisis en casi todo el lado izquierdo del cuerpo.

En 2012 le daño las cuerdas vocales hasta provocarle afonía, un reflujo gastroesofágico.

Su capacidad para cantar y hasta para hablar habían disminuido hace tiempo. Desde el 2015 el artista presentaba delgadez extrema.

Hace dos años se le detectó un tumor cancerígeno en el páncreas; recibió quimioterapia.