Atrasarán Fibra de Tren Maya al menos un año

117
Iron bridge in the jungle

 

  • A Fonatur se le han complicado negociaciones con ejidatarios por terrenos aledaños al proyecto ferroviario federal.

 

AZUCENA VÁSQUEZ / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- El lanzamiento de la Fibra para financiar desarrollos inmobiliarios de las 18 estaciones del Tren Maya se retrasará hasta un año, admitió Rogelio Jiménez Pons, director general del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur).

Estaba previsto que el Fideicomiso de Infraestructura y Bienes Raíces (Fibra) fuera lanzado al mercado a finales de este año o principios del próximo, sin embargo, la complejidad en las negociaciones para asociar a ejidatarios al proyecto lo retrasará hasta finales de 2020 o principios de 2021, indicó el funcionario.

La Fibra será un instrumento en el que se integrarán los terrenos aledaños a las estaciones del Tren Maya, mismos en que los inversionistas privados construirán inmuebles y los cuales serán aportados por propietarios y ejidatarios, que a su vez se convertirán en socios del proyecto.

Jiménez Pons explicó que para lanzar la Fibra es necesario que primero se integren los 18 fideicomisos de igual número de estaciones del Tren, pero las negociaciones para sumar las tierras a ellos han tenido ciertas complejidades.

“Es algo compleja la negociación, han sido más complejas las negociaciones con comunidades y no queremos precipitar las cosas con los ejidatarios.

“Por ejemplo, en Bacalar (Quintana Roo), tenemos tres invitaciones con tres ejidos distintos, unos sí están muy a favor, otros regular”.

Aunque en las 18 estaciones proyectadas para el Tren hay diferentes avances, y en algunos casos incluso tienen varias ofertas de predios que podrían integrar a un fideicomiso, Fonatur está evaluando cuál es más conveniente aceptar.

Según estimaciones del Fondo, en lo que resta de este año podrían quedar completamente conformados seis de los fideicomisos, de las estaciones Palenque, Chiapas; Escárcega, Campeche; Izamal y Valladolid, en Yucatán; Cobá, Quintana Roo; y alguna otra de Campeche, sobre la que prefirió no dar nombre, ya que las negociaciones tienen diferentes avances. El resto tendrían que integrarse el próximo año.

La aportación de terrenos es relevante para definir la ubicación exacta de cada estación. Sin embargo, aclaró, la construcción del trayecto del Tren, de mil 476 kilómetros seguirá avanzando y las estaciones será lo último que se edifique.

Cuestionado acerca de cuándo se realizará la consulta a pueblos indígenas sobre el Tren Maya, Jiménez Pons admitió que ya no pudo concretarse este mes y la intención es realizarla en octubre próximo.

Para ello, anticipó, Fonatur firmará un convenio con el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI), quien dirigiría el proceso.

“Que nos den la dirección de toda la consulta, llevando (el INPI) la dirección de la consulta. Es responsabilidad nuestra, pero sí necesitamos la dirección de los que saben hacerlas”.

 

Quizá te interese: Pretende Omar Terrazas deslindar a Mara Lezama