Impulsan consciencia de protección animal

199

 

  • El médico veterinario Edgar Guerrero Aguirre, quien lleva desempeñando su trabajo en Cancún desde hace tres años y medio, detalla la situación por las que atraviesan las pequeñas especies y fauna silvestre.

 

BRENDA MENDOZA

CANCÚN, Q. ROO.- El médico veterinario Edgar Guerrero Aguirre, quien lleva desempeñando su trabajo en Cancún desde hace tres años y medio, detalla la situación por las que atraviesan las pequeñas especies y fauna silvestre que existen en el municipio de Benito Juárez.

Por su experiencia y como amante de los animales, ayuda a crear conciencia sobre el trato y las situaciones que se presentan comúnmente en Cancún por la diversidad biológica que existe en esta parte de Quintana Roo.

“Trato de generar conciencia con los clientes directamente en cuanto a la esterilización de sus animales, para que no se siga haciendo más consumo de animales, ya que difícilmente los aceptan en adopción. Es algo bastante personal según las condiciones y situación de cada mascota”.

Detalla que a los animales hay que saber tratarlos y para eso se requiere una preparación especial; la recomendación para tratarlos es que no se tenga demasiada aproximación o cercanía.

Si uno como especialista en animales sufre accidentes, una persona sin preparación se va a ponerse en riesgo y en la mayoría de las ocasiones el escenario termina en tragedia.

Recomiendo llamar a las autoridades, a Protección Civil, a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y a los bomberos, para que acudan al lugar y ayuden al animal lesionado o en situación de riesgo.

Refiere que Cancún es un municipio donde se intenta mantener “pulmones”, se pueden ver grandes camellones con fauna y vegetación endémica, pero no es lo mismo ni tampoco es suficiente.

“La explotación demográfica los está acabando, estamos destruyendo su casa, nosotros somos los invasores, ellos están viviendo en donde pueden vivir, donde sabes que vivían, que así ha sido desde hace años, pero nosotros los estamos haciendo hacia la orilla”.

Guerrero Aguirre advierte que el ser humano está obligando a los animales que se adapten con otras especies y los estamos orillando a pelear por un territorio.

 

Generar consciencia

 

El médico veterinario plantea que se debe tener conciencia sobre esta situación de alto riesgo, para que cuando se vea a un coatí o a una familia de coatíes en el fraccionamiento o la colonia, que no te moleste o te cause extrañeza.

“Toma conciencia, está ahí porque también es su casa, no te molestes si tienes un avispero, ya que tienes una casa a costa de haberles quitado el árbol donde hacían ellos su propia casa”.

Lo mejor es crear conciencia, intentar apoyar para llevar una buena sinergia y que todos podamos vivir tranquilos, tanto los animales como el ser humano.

“Desde mi punto de vista, hago recomendaciones que abarquen diversos escenarios; por ejemplo, si a ti no te gusta ver a los animales, date la vuelta y sigue tu camino, simplemente no los veas y no va a pasar nada, no te va afectar…

“Ahora bien, si no es así y te gusta ayudar, da un poco de comida pero en sus áreas de hábitat, para que no se acostumbren a salir de ahí y se pongan en riesgo por otras personas que a lo mejor los van a privar de su libertad y terminarán vendiéndolos en el mercado negro”.

Edgar Guerrero admite con toda honestidad que difícilmente se logrará generar un equilibrio entre el ser humano y los animales, porque el hombre es gandaya y explotador.

Siempre saca lo más que pueda del otro y todos los recursos los aprovecha al máximo; no va a llegar a un punto de equilibrio para equilibrar un número, sino hasta que se llegue a la extinción.

Sucedió hace tiempo con el quetzal al que apenas están reincorporando a su vida natural, pero hay animales que no se salvaron como el rinoceronte blanco, el negro, y es uno tras otro porque la devastación no se detiene.

Como ya no hay rinocerontes, ahora va con lo que sigue una, siempre pretende ir con lo que aún queda. Por desgracia siempre es así.

“Los problemas más grandes que yo veo son la cultura y educación de los mexicanos. Aquí en Cancún hay personas de casi todo el mundo y tienen otro tipo de cuidado y respeto con los animales.

“Por supuesto, igual que en México en otros países también hay personas como aquí, que no tienen esa conciencia con los animales ni cuidan de ellos. Eso es lo más preocupante”.

Actualmente la convivencia entre el hombre y los animales ha cambiado mucho, cada vez el ser humano se empodera más y más de sus vidas y la sociedad se ve en la necesidad de crear áreas para que puedan habitar.

“Ya no tienen la libertad de poder elegir. Interrumpimos un círculo de desarrollo que hace que un ecosistema sea completado por la extinción de las especies olvidando que existe una cadena alimenticia y que al extinguir una, afectará a otra y así sucesivamente hasta llegar a nosotros mismos”.

 

Quizá te interese: Libran pago de impuestos en Quintana Roo por ‘gracia’ del SAT