Reconoce Orozco mala comunicación

170

 

  • El arquitecto Francisco Orozco afirmó que no tenía conocimiento que su proyecto sería demolido.

 

 

Por: YOANA RODRÍGUEZ/ AGENCIA REFORMA

GUADALAJARA, JAL.- La decisión de la administración de Sayula en demoler lo que debía ser el Centro Cultural Páramo resultó en perdida de recursos materiales y patrimonio arquitectónico de Jalisco.

 

Grupo REFORMA publicó sobre la demolición del Centro Cultural Páramo durante la madrugada del 2 de octubre. La construcción contemplaba lo que fuera el primer kinder para niños de la población y que estuvo a cargo del arquitecto Rafael Urzúa, representante de la Escuela Tapatía de Arquitectura, y una reciente intervención inconclusa del arquitecto Francisco Orozco.

 

El arquitecto afirmó que no tenía conocimiento que su proyecto sería demolido pues desde el inicio de la administración de Daniel Carrión nunca hubo un acercamiento para darle seguimiento.

 

“Me sorprende que estas demoliciones hayan ocurrido de madrugada, pero sobretodo que hasta para hacer una demolición se necesitan permisos de Secretaria de Cultura Jalisco y del INAH”, señaló Orozco, al destacar que la maquinaria utilizada pudo provocar daños en los edificios aledaños que datan del siglo XVI y XVII en el centro histórico del Municipio.

 

Además, el arquitecto, también originario de Sayula, puntualizó la evidente falta de una planeación correcta pues observó que mucho del material pudo ser recuperado y reutilizado de haberse manipulado de la manera adecuada.

 

Lo que sería el Centro Cultural Páramo quedó pausado tras la salida del alcalde Jorge Campos Aguilar en 2018 y hasta su destrucción esta semana se encontraba en abandono total por parte de las autoridades.

 

Fue un proyecto que consideraba una biblioteca, auditorio, sala de exposiciones y un patio para eventos. Para su construcción se requirió inversión de fondos federales, estatales y municipales, en total 4.6 millones de pesos que ahora están perdidos.

 

“Este patrimonio no sólo lo pierde Sayula sino todo el Estado de Jalisco por pertenecer a Rafael Urzúa. Perder un edificio bajo su estética y estilo por pura falta de conocimiento me parece una barbaridad.

 

“Sólo puedo concluir que este acto ralla en la ignorancia y la mediocridad, deja claro que a los dirigentes de Sayula en educación y cultura les falta bastante”.

 

Quizá te interese: Es pueblo de Tihosuco un patrimonio nacional