Aprueba cabildo de Benito Juárez acciones de limpieza en lotes baldíos

201

 

  • La campaña de limpieza de lotes baldíos comenzará el próximo año, pues primero se debe notificar a los dueños de los terrenos del estado de sus propiedades.

 

VÍCTOR HUGO ALVARADO

CANCÚN, Q. ROO.- Los lotes baldíos que hay en la zona urbana de Benito Juárez serán limpiados para evitar se conviertan en focos de infección por basura, criaderos de moscos o nido de delincuentes; aunque las labores se realizarán hasta 2020.

La campaña de limpieza de lotes baldíos, aprobada por el cabildo, requiere que primero se notifique a los propietarios de los terrenos sobre el estado de abandono de sus propiedades para que los limpien; en caso de no hacerlo, el municipio se encargaría de los trabajos, pero con cargo a los dueños.

El plan incluye, entre otras cuestiones, hacer una campaña de difusión por parte de la Dirección de Comunicación Social y el levantamiento de un censo por parte de Catastro Municipal para identificar la totalidad de los terrenos baldíos.

Miguel Ángel Zenteno Cortés, regidor presidente de la Comisión de Obras y Servicios Públicos, respaldó la propuesta en la Ley de Hacienda de los Municipios del Estado de Quintana Roo, la cual en sus artículos 113, 114 y 115, establece la obligación de los propietarios de limpiar, las facultades municipales en torno a ello y las multas a pagar.

Para ello, los dueños de lotes baldíos serán notificados por escrito para efectuar las labores de limpieza, ya sea en su domicilio o en el terreno mismo. Contarán con 15 días tras el aviso para cumplir la petición, de lo contrario, el municipio la realizará a costa del propietario.

Las sanciones dependerán de los metros cuadrados que comprenda el predio en cuestión. El Artículo 115 de la legislación estatal establece una cuota de medio salario mínimo por metro cuadrado; en caso de reincidir, se penalizará con el doble de la tarifa, cuyo total va de los 150 hasta los 350 salarios mínimos.

Zenteno Cortés dejó claro que la iniciativa no busca un fin recaudatorio, sino únicamente la aplicación de la ley como una manera de responder a las demandas ciudadanas para poner atención a estos sitios, que suelen ser usados como basureros clandestinos, refugios para delincuentes e incluso nidos de fauna nociva.

Una vez aprobado el acuerdo, se llevará a cabo el censo con el propósito de identificar la cantidad exacta de terrenos baldíos para iniciar los trabajos de limpieza, con especial énfasis en zonas donde hay altos niveles de delincuencia.

 

Quizá te interese: Capacitan en maya sobre derechos humanos a Jueces Tradicionales del Sistema de Justicia Indígena