Esconden deuda a través de APPs

45

*Advierten expertos falta de parámetros de transparencia y eficiencia 

 

Jorge Cano

Las Asociaciones Público Privadas (APPs) mal empleadas son una forma de esconder deuda del Gobierno, señalan especialistas.

Existe al menos 38 APPs en el País, de las cuales cinco están en operación, 19 en ejecución y 14 en etapa de preinversión, según una revisión del sitio Proyectos México de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

La mayor parte de ellos son construcción y mantenimiento de carreteras, así como de hospitales, cuyos plazos de contratos van de 10 a 30 años. Para Enrique Díaz-Infante, del Centro de Estudios Espinoza Yglesias, este esquema mal utilizado podría esconder endeudamiento del Gobierno.

Te puede interesar : Esperan $4,235 millones por Buen Fin en GDL

Explicó que en la mayoría de las APPs, el Gobierno debe de garantizar una fuente de repago de los proyectos que construye la iniciativa privada. Con estas garantías de pago, la iniciativa privada busca financiamiento.

“Que no haya un banco directamente involucrado y sean acuerdos entre privados, no quiere decir que no sea deuda (del Gobierno). Hay una deuda porque se tiene un contrato de prestación de servicios (con la empresa)”, afirmó.

Según el especialista, López Obrador recurrirá al esquema de APPs porque no tiene los ingresos públicos para realizar las obras de infraestructura actualmente.

“Lo único que van a hacer es diferir el impacto presupuestal del pago de estos proyectos para que se paguen en el tiempo, y lo van a acabar pagando las administraciones de los que vienen”, estimó.

Yahir Acosta, director del laboratorio jurídico del think tank Ethos, laboratorio de políticas públicas, agregó que existe un problema de transparencia.

El listado de 38 APPs solo es una parte de las que operan.

Señaló que las APPs mixtas, que requieren de presupuesto federal, están registradas, pero las que son autofinanciables y funcionan mediante fideicomisos, como el Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin), no tienen registro público.

Además, el esquema no se debe ver sólo como un medio para ahorrar dinero, sino como una alternativa para mejorar la calidad de un proyecto.

“Debe evolucionar el esquema. No sólo debe de ser un enfoque de eficiencia, de valor por dinero, sino también de transparencia.

“Hay muchos casos donde se está forzando el esquema o se está utilizando por razones políticas, por razones contables para las finanzas públicas.

Sí esas son las motivaciones que impulsan a utilizar el esquema, son las motivaciones equivocadas. Tienen que ser parámetros de eficiencia y transparencia en los servicios públicos”, dijo.

 

Te puede interesar : El Instituto Politécnico Nacional crea papel desarrollado con base en sargazo