Libro Desierto sonoro aborda los problemas que genera la migración

100

 

  • La idea de la novela surgió en 2014, cuando ocurrió la crisis migratoria en Estados Unidos.

 

 

Por: TERESA MARTÍNEZ / AGENCIA REFORMA

MONTERREY, NL.- Ante las crisis migratorias, los gobiernos tienen que hacer sostenible el asilo político, opinó la escritora Valeria Luiselli.

 

La autora presentó su más reciente novela Desierto sonoro en la FIL de Monterrey, acompañada de la autora regiomontana Gabriela Riveros.

 

Editada por Sexto Piso, la obra de ficción trata sobre una familia que emprende un viaje de Nueva York a Arizona, con fines documentalistas. El papá en busca de la última banda apache que se rindió ante los estadounidenses y la mamá para recabar información sobre el éxodo de niños en la frontera.

 

“No me referiría al éxodo como un problema de migración, es una realidad confirmada por la relación histórica entre las regiones, los países”, expresó ante una sala llena.

 

“(La migración) genera problemas, sí, porque los países que reciben no siempre están dispuestos a asumir su realidad histórica”.

 

El éxodo actual centroamericano empieza cuando la administración del ex Presidente de Estados Unidos Ronald Reagan financia golpes de estado en países como El Salvador, y comienza a entrenar a los que después son los grupos que deshacen el tejido social.

 

“Tiene que ser sostenible que la gente llegue a pedir asilo y sea bienvenida como refugiada”, expresó Luiselli.

 

“No se trata de caridad, se trata de asumir la responsabilidad histórica de los países”.

 

La idea de la novela surgió en 2014, contó, cuando ocurrió la crisis migratoria en Estados Unidos.

 

En esa época, Luiselli emprendió un viaje con su familia, tal como en la novela, y fue tomando apuntes sobre las notas periodísticas y las opiniones de personas con las que conversaba.

 

Al trabajar como voluntaria traduciendo testimonios de los niños migrantes, que en la administración de Obama su lapso para conseguir un abogado se redujo de un año a sólo 21 días, Luiselli estuvo de frente a la crisis.

 

Producto de esa experiencia es esta novela, que trabajó desde la ficción, pero también desde el ensayo Lost children archives.

 

“(El ensayo) es una denuncia directa breve. Una vez que lo escribí, pude pensar la novela no como instrumento político, sino como una rebanada de vida, con gente que se pelea, matrimonios que se deshacen, gente que hace el amor, que hace pipí, que cambia pañales”.

 

Quizá te interese: Libro de Martín Moreno lleva la realidad mexicana a la ficción