Hallan microplásticos dentro de pescados comercializados en Puerto Morelos

426

 

  • Diversas especies de pescado comercializado en Puerto Morelos contienen partículas plásticas en el estómago.

 

FELIPE VILLA

CANCÚN, Q. ROO.- Los 13 millones de toneladas de plástico que anualmente se vierten a los océanos en todo el mundo han terminado por contaminar la pesca en México.

Una investigación de Greenpeace revela que los peces capturados en Quintana Roo –comercializados en Puerto Morelos– tienen en sus estómagos residuos plásticos. Lo mismo, los evaluados en la Paz, Baja California Sur, y el Puerto de Veracruz.

Los resultados del “Estudio sobre el Impacto de la Contaminación por Microplásticos en Peces de México”, de carácter científico, demuestran que entre las especies más afectadas por la presencia de plástico en sus vientres son el mero bobo (E. morio), la cojinuda (C. bartholomaei) y el escochín (B. vetula). Las tres, comercializadas en Puerto Morelos.

Otras especies con altos contenidos de plástico son el pajarito (H. brasiliensis), el pargo mulato (L. griseus), la lisa o lebrancha (M. curema) y el peto (S. cavalla), en Vueracruz; y el boquinete (K. pelamis), el lenguado (Paralichtys spp.) y la mojarra (E. gracilis), en La Paz.

En el informe se destaca la importancia comercial de los tres sitios. Los estudios científicos, para el caso de la localidad quintanarroense, se realizaron entre marzo y abril de este año. Los estómagos procedieron de capturas de la Sociedad Cooperativa de Producción Pesquera “Pescadores de Puerto Morelos”.

El mero rojo es una especie “comercialmente importante”. Forma parte de la pesca multiespecífica de mero, negrillo y abadejo. Ésta registra una captura promedio de 810 toneladas al año sólo en Quintana Roo. De hecho, para el estado representa más del 30 por ciento de la captura total.

“El mero bobo presentó el mayor promedio de piezas plásticas en Puerto Morelos”.

La realidad, señala el documento, es que todas las especies de peces están expuestas a la ingesta de plásticos por las condiciones de contaminación de los mares.

El informe señala que los resultados son irrefutables porque no bastó con la identificación visual en los estómagos de los ejemplares, la cual podría resultar engañosa.

“Se tomó una submuestra al azar de los peces de la localidad de Puerto Morelos (144 piezas), las cuales se trasladaron a las instalaciones de la unidad científica de Greenpeace en la Universidad de Exeter, Inglaterra, para su estudio mediante la técnica de espectrometría infrarroja por transformadas de Fourier (FT-IR).”

En los análisis se encontró que de los 144 ejemplares (19 por ciento del total de las de Puerto Morelos) en 53 de ellos (37 por ciento) “se identificaron claramente piezas de plástico (poliéster, etilenovinilacetato, nailon, polietileno, polipropileno y celofán). En la mayor parte de las muestras (71 piezas, 49 por ciento) había celulosa modificada.”

La investigación señala las características físicas como coloración y forma –evaluadas por los expertos– sugieren que los microplásticos encontrados provienen de fibras manufacturadas como el algodón de la ropa.

En Puerto Morelos, el promedio mayor de piezas plásticas por organismo (7.5) se encontró en la especie mero bobo, seguido por la cojinuda que presentó 7.33 y el escochín que mostró 6.5.

 

Quizá te interese: Está cerca Quintana Roo de cumplir cuota policial