Se duplicaría pago por salarios caídos

211

*Quitaría garantías a las empresas para invertir la modificación

 

Verónica Gascón

De aprobarse la iniciativa de Napoleón Gómez Urrutia, el pago de los salarios caídos sería el doble del actual, de acuerdo con un ejercicio de la firma Sales Boyoli.

Los especialistas plantean un escenario donde un trabajador que gana 650 pesos diarios demande laboralmente a su empresa y el juicio dura cuatro años, que es el promedio actual de estos procesos.

Considerando el salario diario y los días laborales, el pago de salarios caídos llegaría a 270 mil pesos con la legislación actual. Sin embargo, si procede la iniciativa promovida por el senador Napoleón Gómez Urrutia, el pago sería casi del doble y alcanzaría los 450 mil pesos por lo menos.

Jorge Sales, socio fundador de la firma, recuerda que antes de 2012 la ley establecía que no había límites al pago de salarios caídos.

Con el mismo ejemplo citado, el pago hubiera llegado a 930 mil pesos. “Ese ejercicio nos da antes de la reforma del 2012, que el costo era de 930 mil pesos, después de la reforma del 2012, nos da 270 mil pesos, es decir que se reduce más del 70 por ciento el costo de los salario caídos.

“Y después, si se aprueba la reforma propuesta, nos da un escenario de 450 mil pesos. Estamos a la mitad de lo que costaban los juicios laborales antes de la reforma del 2012, pero estaríamos al doble de lo que se aprobó en la reforma de ese año”, dijo Sales.

La Comisión del Trabajo y Previsión Social del Senado, encabezada por Gómez Urrutia, aprobó un dictamen que ordena que se pagará 100 por ciento de los salarios caídos por dos años, y a partir del tercero se pagará un interés del 4 por ciento sobre un importe de 15 meses de salario capitalizable al momento del pago, en el caso de los juicios laborales.

Jorge Sales recordó que el pago de salarios caídos se acumula por el rezago de trámites que existe en las Juntas de Conciliación y Arbitraje y es el problema que debe discutirse. “Lo que creemos es que no hay perversidad ni de trabajadores ni de empleadores, el problema está en el rezago de los juicios laborales.

Penalizar con salarios caídos más altos al patrón o más bajos al trabajador es transferirle a las partes la responsabilidad del Estado, es decir, el Gobierno es el responsable de que los juicios laborales tarden tanto”.

Añadió que un juicio laboral debería durar máximo un año, pero en promedio hoy son cuatro. El abogado laboral Germán de la Garza, coincidió en que la postergación de los juicios se deben a la falta de eficiencia de las autoridades laborales.

“Los salarios caídos están planteando que sean por dos años, si bien es cierto es un año adicional a lo que se tiene hoy en día, ese año puede llegar a valer mucho dinero.

“Para efectos del sector empresarial esto no es una buena noticia y no propicia garantías para que los empresarios puedan invertir”, consideró.

Te puede interesar : Invertirá Slim 460 mil mdp en el sexenio