(VIDEO)Nido de víboras

205

 

POR: KUKULKÁN

SE ACERCA el fin de semana. ¿No se le antoja un pescadito a la plancha en la playa, acompañado de un coctel de camarones y su infaltable cheve? Porque como nos lo han inculcado desde pequeños, una dieta balanceada es importante para la salud y en ello la ingesta de pescados y mariscos es una buena opción para darle nutrientes al cuerpo.

PROTEÍNA DE muy buena calidad, ácidos grasos de los buenos y, sobre todo, la dosis necesaria de microplásticos para una nutrición completa, todo eso lo puede hallar en las especies que se comercializan en Puerto Morelos, por poner un ejemplo.

Y COMO no queremos que nuestros mares pierdan la riqueza que los caracteriza, sigamos echando alegremente desperdicios al agua, dejemos basura en las playas y arrojemos colillas de cigarro, envoltorios plásticos y envases desechables, que por algo son desechables.

TOTAL, SI más tarde el problema de la contaminación empeora y los mares se desbordan sobre las ciudades costeras, los hijos de nuestros hijos ya se encargarán de deshacer nuestra irresponsabilidad presente. Mientras tanto, ¡viva el plástico!

LAS VENTAS son las ventas. De eso vive el comerciante, por eso, cuando escasean los clientes los negocios sufren y la economía de todo un sector y hasta ciudades enteras se va por el desagüe.

QUE LOS ciclos económicos son parte inherente del ecosistema financiero, okey, pero hay que reconocer que también ponemos de nuestra parte para que las cosas no funcionen.

ES ASÍ que la adormilada economía chetumaleña lleva años tratando de despegar y se entusiasma con cada nuevo proyecto que se le presenta (remodelación de avenidas, estaciones de tren, rebaja de impuestos, llegada de trabajadores federales…) sin que ninguno termine de aterrizar.

LO MALO es que pese a ello, hay quienes todavía patean el pesebre, como las autoridades migratorias en el sur del estado, que zancadillean la entrada de beliceños a Chetumal por cuestiones de presunta seguridad.

EL RESULTADO: menos visitantes a los mercados y comercios de la zona, menos demanda de servicios (incluso turísticos), lo que repercute en la economía local, que durante años se ha sostenido a flote gracias a las centenas de beliceños que cruzan a comprar mercancía.

ES LA historia de siempre, que unos quien ir hacia adelante y otros jalan la carreta para atrás.

***

PREPARE SU morralla, que la nueva tarifa de taxi ya está aquí. Desde hoy, la dejada mínima está en 37 pesitos en Cancún, dos varos arriba del anterior precio, lo que pude parecer poco; pero no olvidemos que los amables taxistas ya aplicaban ese costo (e incluso uno más alto) aun antes de que fuera autorizado. A ver si lo respetan…

 

Quizá te interese: Nido de víboras N° 249