Pactan Turquía y EU alto al fuego en Siria

98
Vice President Mike Pence meets with Turkish President Recep Tayyip Erdogan at the Presidential Palace for talks on the Kurds and Syria on Thursday in Ankara, Turkey.

*Prometen a Ankara presencia militar en ese país, así como el paro de sanciones

 

reforma / staff

ANKARA.- Estados Unidos pactó ayer con Turquía un alto al fuego de cinco días en el norte de Siria, a cambio de una presencia militar turca en una gran parte de esa zona.

Luego de casi cinco horas de conversaciones en Ankara, el Vicepresidente estadounidense, Mike Pence, elogió el acuerdo como una victoria diplomática para el Presidente Donald Trump, calificándolo como “una solución que salvará vidas”.

“(El pacto) pone fin a la violencia, que es lo que Trump nos envió a hacer aquí”, señaló el funcionario, de acuerdo con el diario The New York Times.

Sin embargo, el Ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, inmediatamente contradijo la descripción del acuerdo, al decir que no era un alto al fuego, sino simplemente “una pausa” para su operación.

“Como resultado del hábil liderazgo de nuestro Presidente (Recep Tayyip Erdogan), nosotros obtuvimos lo que queríamos”, apuntó.

El acuerdo detiene brevemente una invasión liderada por Turquía en el norte de Siria que comenzó el 9 de octubre, después de que Trump retirara las Fuerzas estadounidenses de la frontera turcosiria, lo que permitió que las Fuerzas turcas ingresaran a una franja de territorio controlado por los kurdos.

Desde que la operación, inició, han muerto al menos 218 civiles, entre ellos 18 niños, y 653 resultaron heridos, informó ayer el Departamento de Sanidad de la Adiministración kurda, no reconocida por Damasco.

Aún así, en muchos aspectos, el pacto es un triunfo para Ankara, pues le da la mayor parte de lo que pedía y evita la amenaza de sanciones económicas contra el país por parte de Washington.

Turquía trató de forzar una retirada de la zona fronteriza de los combatientes kurdos sirios, a quienes Estados Unidos apoyó anteriormente pero Ankara considera terroristas.

Desde 2012, las Fuerzas kurdas habían aprovechado el caos de la guerra civil siria para forjar una región autónoma a lo largo de la frontera con Turquía, libre del control del Gobierno de Bashar al-Assad.

Expandieron enormemente su territorio al asociarse con tropas estadounidenses para expulsar del área a los militantes del autodenominado Estado Islámico (ISIS, en inglés).

El acuerdo ahora promete a Turquía que esas milicias kurdas se retirarán de esa área sin luchar, además de que Estados Unidos acepte una “zona segura” controlada por Ankara y levantar la amenaza de Trump de sanciones económicas a los turcos por su incursión.

“Dar un descanso no significa retirar nuestras fuerzas”, dijo Cavusoglu. “Seguiremos estando allí”.

Pero los analistas dijeron que no está claro qué tan factible será el acuerdo, dado que la mayoría de los principales actores en el norte de Siria, el liderazgo kurdo y los gobiernos ruso y sirio, no estaban en la mesa de negociaciones.

Además, también planteó dudas sobre si los combatientes kurdos aceptarían ser trasladados de esa zona.

Pence indicó a los periodistas que Estados Unidos ya estaba trabajando con miembros de esas milicias, así como con las Fuerzas sirias para facilitar una “retirada ordenada”.

“Este es un resultado increíble”, señaló Trump en Washington “Hemos obtenido todo lo que podríamos haber soñado”, agregó.

El Presidente dijo que es probable que Erdogan visite la Casa Blanca el próximo mes, según lo programado.

Te puede interesar :Respaldó AMLO liberación de Ovidio Guzmán