Promueven con Inesperado conciencia en favor de la vida

297
Scene from movie "Unplanned." in which Ashley Bratcher plays the role of Abby Johnson, a Planned Parenthood that becomes a pro-life activist. Credit: Pure Flix

 

  • Ashley Bratcher personifica a Abby Johnson en Inesperado.

 

GABRIELA TORRES ORTEGA

CANCÚN, Q. ROO.- ¿Qué tienen en común la Ciudad de México y Oaxaca? Ambos son los únicos estados en México que han legalizado el aborto. Quintana Roo sólo avala el aborto por causas de violación, accidente, peligro de muerte y alteraciones genéticas.

Sin duda alguna, este es un tema que tiene grandes aristas y diversos puntos de vista. De acuerdo con el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) y el Consejo Nacional de Población (Conapo), cada año se practican entre 750 mil y un millón de abortos clandestinos, y el aborto es la quinta causa de muerte materna en nuestro país.

Lejos de los dimes y diretes, Inesperado (Unplanned, 2019) es una película que hay que ver. “Es un derecho de las mujeres estar informadas”, aseguró Eduardo Verástegui, actor, productor mexicano y director ejecutivo de la película.

Durante la presentación de la cinta en Cancún, la diputada federal por Quintana Roo y embajadora de la película, Adriana Teissier Zavala, aseguró que los integrantes del Congreso de la Unión deben ocuparse de fomentar los derechos humanos, “ante la ola de violencia que se vive en nuestro país, no podemos como legisladores fomentarla más, atentando contra los derechos humanos, especialmente el de la vida, la maternidad y la familia.

Inesperado trata sobre la historia verídica de Abby Johnson (Ashley Bratcher), quien fue una de las directoras de Planned Parenthood, una clínica de abortos trasnacional en Estados Unidos.

“Hay una parte de mí que no está segura”. Cuando Abby escuchaba esta frase por parte de las mujeres que acudían a la clínica, las tranquilizaba y les aseguraba que durante las primeras 12 semanas, el feto aún no ha formado conexiones nerviosas en la corteza cerebral (las cuales procesan la respuesta al dolor en el cerebro)… eso era lo que ella había escuchado.

De hecho, trabajaba en la clínica porque quería ayudar a mujeres que atravesaban por una crisis existencial.

Sin embargo, todo su concepto cambió de un momento para otro cuando se dio cuenta que lo que repetía una y otra vez, parecía no ser tan real: “Fue como si se retorciera y peleara por su vida”, platica Abby con su esposo en la película.

Ahora, una de las mujeres más exitosas dentro de Planned Parenthood cambiaba su manera de ver la forma en la que ayudaba a las mujeres y se convertía en una luchadora provida.

¿Qué hubiera pasado si estas mujeres hubieran sabido la verdad? ¿Habrían tomado esa decisión? Era un hecho que les importaba, pues se lo preguntaban.

Si nos lo proponemos, los seres humanos siempre podemos encontrar formas de ayudarnos unos a otros. Abby Johnson quería contar su versión de los hechos, quería seguir ayudando y quería darles esperanza a esas mujeres –y hombres– que muchas ocasiones lo necesitan; esta es su historia…

 

Quizá te interese: Se casará Lawrence en este fin de semana