La 4T… rumbo al cementerio de la política

263

 

Elmer Ancona

La llamada Cuarta Transformación camina solita a su tumba política. Andrés Manuel López Obrador -su creador-, será el enterrador y sepulturero. No serán sus enemigos los “conservadores” quienes la sepulten. Nada más lejos que eso.

El Movimiento Regeneración Nacional (Morena), por lo que se ve, nació con poco futuro. Vivirá menos de lo que espera ¿Por qué? Porque sus dirigentes lo están construyendo no con el cerebro ni con la razón.

Tal parece que su “líder moral” pasó lista y preguntó a los ahí presentes: “Levanten la mano los cobardes, los agachones, los estafadores que quieran formar parte de la dirigencia de la Cuarta Transformación”. Y muchos, ni tardos ni perezosos, se apuntaron en la lista.

Los ciudadanos, con o sin bandera política, perdonan todo menos que les arrebaten la tranquilidad y seguridad de su familia; saber que la esposa e hijos, que el padre de familia están protegidos, es lo más valioso que tienen. Quítales eso y les arrebatas todo.

Si les quitan el trabajo, como le sucedió a miles de mexicanos al inicio de la administración federal, consiguen otro y se acabó el problema, aunque suden sangre por las condiciones laborales que vive México.

Si quitan los apoyos económicos a guarderías y Organizaciones de la Sociedad Civil como sucedió al inicio de este sexenio, no hay por qué temer; con toda seguridad muchas estancias infantiles y agrupaciones ciudadanas sabrán sobrevivir por sí mismas.

Si se detiene la construcción de un aeropuerto internacional de gran alcance como el de Texcoco, pues tampoco hay tanto conflicto, porque a los capitalistas -que nunca pierden-, el gobierno federal les pagará, dólar por dólar, lo que invirtieron para resarcir el daño.

Claro, todo saldrá de la bolsa de los mexicanos más empobrecidos, porque los sectores socioeconómicos más golpeados son los que siempre pagan los platos rotos por las burradas de sus gobernantes.

A los ciudadanos quítales también la libertad de expresión, la que se recibe a través de los medios de comunicación, y lo resolverán con el uso de las Redes Sociales. Siempre sabrán lo que pasa en este país. Nada ni nadie puede callar este derecho (nuestra solidaridad con los periódicos Reforma y e-consulta).

Los mexicanos también pueden soportar durante todo un sexenio la imbecilidad de sus gobernantes, sus tropiezos políticos, que pasan a formar parte del folclor nacional. Hasta nos reímos de sus tonterías.

Lo que no pueden tolerar ni perdonar los mexicanos es que les toquen lo más sagrado que tienen: la tranquilidad y seguridad de su familia. Por eso hay tantos linchamientos en el país, porque como no hay justicia jurídica o legal, pues se hacen justicia por propia mano.

 

El caso más reciente

 

De toda esta telenovela de horror y de vergüenza que han visto los ciudadanos los últimos meses, lo más aberrante ha sido el sometimiento del Estado Mexicano a la gente malvada que prácticamente lo puso de rodillas. Así se la rifa la 4T.

Después del operativo que organizaron las fuerzas federales, el Estado Mexicano dobló las rodillas bajo el argumento de que “privilegiaron” salvar vidas.

El primer error de la Cuarta Transformación fue no dimensionar el operativo, no valorar el riesgo que representaba ese enfrentamiento tanto para las fuerzas del orden como para la propia sociedad. Por ese “error” pusieron en riesgo a cientos de personas.

Pero la realidad fue otra. Lo cierto es que no hubo tal error. La verdad fue que la Cuarta Transformación se mostró tal cual es: inexperta, débil y timorata para defender la soberanía del Estado Mexicano.

Con lo que hizo -o lo que dejó de hacer-, deja la puerta abierta para que los delincuentes de todo tipo hagan en México lo que se les pegue en gana. Se les dio permiso para robar, asaltar, traficar, secuestrar o matar con toda libertad. Esa es la triste realidad.

Ese es el enorme mensaje que se envió a nivel internacional donde, con toda seguridad, aparte de estar completamente asombrados, pocos van a querer visitar México para pasear o invertir.

Y aquí en México, las familias tendrán que redoblar la vigilancia de manera personal, con sus propios recursos, para defenderse de los delincuentes callejeros y de los criminales más peligrosos. El gobierno federal, en los hechos, ya les dio autoridad y permiso para operar.

El mensaje que envía el gobierno federal a los gobiernos de los estados después de su fallida operación es el de “no se metan con los intocables”. Ante esto, los ciudadanos qué pueden esperar.

La lectura más clara es que se tiene una autoridad sin autoridad, un gobierno sin gobierno. No solamente se carece de rumbo, sino que no se quiere hacer bien las cosas. No se sabe para “quiénes” se gobierna. Es humillante.

 

El futuro de Morena

 

Y con todo esto, el golpe directo va al corazón de Morena. Las estadísticas no mienten, basta ver las encuestas serias a nivel nacional para confirmar lo que dice la gente de los gobiernos emanados de “Regeneración Nacional”: son los peores.

Y aquí no se trata de defender o denostar a otros, porque esto no es un tema de siglas partidistas (los partidos deberían desaparecer), sino de ver cómo unos y otros están destrozando al país.

Lo peor de todo es que ante estos aparentes pactos y actos de ignominia que debilitan al país, que manchan la imagen de México, los ciudadanos hacen muy poco o casi nada para frenar el abuso y la torpeza de los gobernantes.

De una vez por todas se debe derrumbar la idea de que Morena es el Movimiento que salvará a México de la pobreza, del rezago, de la inseguridad que prevalece.

Con lo que se vio la semana pasada a nivel nacional, con toda seguridad la maldad se multiplicará en el país.

Algo tienen qué hacer los ciudadanos, los sectores sociales (partidos de oposición, universidades, ONG, OSC, iglesias) para frenar de tajo lo que aparentemente parece infrenable. Hay que hacerlo antes de que sea demasiado tarde.

 

@elmerando