Que médicos tengan mayor remuneración

105

 

  • Galenos que laboran en áreas marginadas se actualizarán a distancia

 

Natalia Vitela / Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Que los médicos generales obtengan un mejor salario y los que laboren en áreas marginadas se actualicen a distancia, son pilares del modelo que promueve la administración federal, señala Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud.

La apuesta es reposicionar el prestigio del médico general en virtud de su calidad técnica y su calidad humana.

“En salud, la excelencia técnica y la especialización son cruciales, tanto como un médico con consciencia social, incluyente y respetuoso de los derechos humanos. El modelo mercantilista ha provocado que la figura del médico social se desvanezca, por lo que es necesario hacerla emerger”.

Hasta ahora se promovió una cultura que socialmente equipara el prestigio profesional con la ganancia monetaria, lo que provocó que algunos médicos buscaran la especialización sólo en función de obtener mayores recursos económicos.

A ello, explica López-Gatell, se suma que en los últimos 45 años se privilegió la formación de especialistas.

“Todo mundo quiere ser especialista porque se asume que hay mayor calidad y prestigio, y lo que sí hay, en realidad, es mayor ganancia”.

 

Es un espejismo

 

A la par se generó el prejuicio de que los médicos generales tienen un menor grado de competencia técnica y “esto es un engaño”, asegura el funcionario.

“El espejismo consiste en que los incentivos para el desarrollo de generalistas son menores que los incentivos para el desarrollo de especialistas, pues éstos últimos tienen mejores salarios y están en unidades de salud y hospitales mejor equipados”.

El resultado ha sido que un número importante de médicos generales esté desempleado o subempleado en los consultorios adyacentes a farmacia.

En el país existen 17 mil consultorios adyacentes a farmacias y unas 350 mil personas, la mitad de ellas con afiliación a instituciones de seguridad social, acuden al día a esos establecimientos.

“Se ha dado lugar a un mercado de la provisión de servicios de la salud que contrata a estos profesionales en condiciones desfavorables, sin estabilidad laboral y salarial.

“Además, no los mantiene vinculados a un sistema institucional que facilite su acceso a la actualización profesional. Son médicos que no adquieren responsabilidades de largo plazo con sus pacientes”.

El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud plantea que el sistema es muy desfavorable para los médicos, pero también impacta en calidad de la atención.

No están certificados y se les induce vicios porque hay un incentivo perverso; el estímulo para prescribir de más y dar los productos que vende la propia farmacia, está lejos de ser un modelo de aspiración humanista y es claramente un modelo mercantilista”.

Ahora, asegura López-Gatell, se mantiene conversación con las instituciones formadoras, como la UNAM, UAM e IPN, eso sin contar la creación de la Escuela de Medicina Integral y Salud Comunitaria, las cuales muestran una actitud en favor de explorar maneras de formar profesionales con esta visión.

“El propósito debe ser que la vocación sea lo que estimula a los médicos. Sin menospreciar la competencia técnica en las ramas científicas o habilidades instrumentales, se busca que desde la formación los profesionales tengan un enfoque de inclusión y justicia social, que tengan vocación humanista”.

Se han tenido conversaciones con las universidades públicas principales para ir hacia este modelo de una medicina más social.

 

Nuevo prototipo

 

Alejandro Svarch, quien se encargará del personal médico del Instituto Nacional de Salud para el Bienestar y quien fuera académico de fisiología de la Escuela de Medicina Integral y Salud Comunitaria, comenta que el propósito es que el país cuente un nuevo prototipo de médico.

De hecho, precisó, desde el punto de vista metodológico, la escuela integral comunitaria es muy novedosa y su propósito es formar un nuevo prototipo de médico vinculado a los problemas de la comunidad.

“Creo que rescatar el componente humanista del médico es la gran visión que tiene esta nueva escuela que fundó el secretario de salud Jorge Alcocer.

“En la sociedad moderna, en la sociedad de libre mercado, el médico sale no en busca de las necesidades a los problemas de salud pública, sino sale en busca del mercado”

Advierte que esto sitúa al médico en un círculo vicioso muy nocivo en el cual se puede llegar a perder la relación médico paciente por formarse una relación médico cliente.

Esta perspectiva hace que cuando los médicos egresan de las facultades o especialidades no identifican los grandes problemas de salud que pueden atender, sino que su perspectiva es ubicar dónde puede tener mayor margen de retorno de utilidad.

“Esto no sólo depende del médico, sino de un sistema que fomenta esto. Los alumnos que ingresan (a la Escuela de Medicina Integral y Salud Comunitaria) son jóvenes que siempre quisieron estudiar medicina y fueron rechazados por la UNAM, la UAM, el Poli, pero son alumnos con una gran vocación por ser médicos.

“Estos alumnos fueron víctimas de un sistema educativo precario que no les permitió tener un examen competitivo. Cuando ingresan hay una especie de regularización”, indica.

 

Quizá te interese: (VIDEO) Expondrán Pueblos Mágicos de Quintana Roo sus atractivos en Tianguis