Cárceles de Quintana Roo cumplen recomendaciones que les hizo la CNDH

135

 

  • Apenas en 2015, la cárcel de Cancún fue considerada la peor del país; desde entonces sus condiciones de atención hacia los reclusos han mejorado, aunque todavía no es óptima al 100%.

 

OMAR ROMERO

CANCÚN, Q. ROO.- Durante el presente año se ha trabajado para atender las observaciones que la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) realizó al sistema penitenciario de Quintana Roo, a través del Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria, en el que obtuvo una calificación apenas aprobatoria de 6.10.

Al respecto, Lucio Hernández Gutiérrez, subsecretario de Ejecución de Penas y Medidas de Seguridad de Quintana Roo refirió que tras conocer que por primera ocasión en mucho tiempo las cárceles del estado aprobaron la revisión, se dedicaron a atender las recomendaciones para garantizar la estancia de las personas privadas de la libertad.

“A 11 meses de haber recibido el diagnóstico hemos hecho lo que hemos podido. No avanzamos lo que quisiéramos, pero por lo menos la Comisión Nacional calificó al estado en 2018 de panzazo con 6.10. Con toda responsabilidad, puedo decir que en estos meses hemos avanzando, insisto, aunque no lo que quisiéramos”.

Recordó que a su llegada encontró una situación grave de autogobierno, aspecto en el que la cárcel de Cancún logró un 3.1 en 2015, que le valió ser considerada la peor de su tipo en el país, pero conforme ha pasado el tiempo las evaluaciones han mejorado, aunado a que han realizado el traslado de presos para aliviar la presión en los centros penitenciarios y disminuir la mala influencia de internos peligrosos.

El centro penitenciario de Cancún fue construido hace 44 años como una cárcel pública municipal para personas detenidas por cuestiones administrativas; sin embargo, ha tenido un crecimiento accidentado, sin ningún diseño previo.

Caso contrario es el del Centro de Readaptación Social (Cereso) de Chetumal, que sí tuvo una planeación en su edificación pero fue olvidado por las autoridades; mientras que el establecimiento de Cozumel ha tenido una modificación, por ello continuarán con las acciones para proporcionar mejores condiciones a los internos.

Hernández Gutiérrez agregó que el avance en la gobernabilidad de los establecimientos penitenciarios ha permitido que por primera vez un secretario de Seguridad Pública ingrese sin complicaciones a su interior. Indicó que el siguiente paso es lograr las condiciones mínimas necesarias para que el gobernador en persona pueda verificar los resultados.

 

Quizá te interese: Acusan crisis ambiental en México por ‘progreso’