#DesdeELVAR | Giros de 360°

306

 

 

JESÚS SIERRA

En México existen al menos dos frases que describen gran parte de lo que pasa en el país y por extensión en el deporte: el “sí se puede” y el “no pasa nada”. Porque “sí se puede” tener una de las mejores ligas de futbol en el continente, aunque haya equipos que deban sueldos a los jugadores, la violencia estalle entre las barras, los gritos homofóbicos y racistas sean una tradición en las gradas, haya casos de abuso sexual en divisiones inferiores, los gobiernos que condonen impuestos a las franquicias, etc.

Todo esto se puede arreglar: pagas una multa, encuentras un culpable, emites un comunicado,  inicias una campaña millonaria para “concientizar” a los aficionados, hablas con las porras para que se tranquilicen, sacas playeras edición especial contra la violencia, los patrocinadores y autoridades, hambrientas de buena prensa colocan sus logos y aportan dinero, los jugadores aparecen en videos y dicen frases ya prefabricadas, “cero tolerancia” y al final “no pasada nada”… hasta el próximo escándalo.

A los comentaristas de TV les hierve la sangre, otros “periodistas” escriben columnas de indignación, las redes sociales se inundan de mensajes de “¡Qué coraje!” y “Vivimos en una sociedad…”. Porque “sí se puede” mostrar el enojo en 10 mil tuits, pero “no pasa nada” porque a los 10 minutos ya surgió otro tema más del qué quejarse y mostrar nuestra superioridad moral. La indignación como comparsa de la simulación.

Todo este ritual se repite de forma cíclica, el deporte nacional no es la simulación como apuntan algunos, sino cumplir las tradiciones al pie de la letra: violencia-reacción-comunicado-indignación-carpetazo, y que el espectáculo continúe. Sólo estoy hablando de futbol.

La Liga MX ha dado pasos importantes y avanzado lo suficiente para quedarse en el mismo lugar de siempre. Como cualquier mexicano “sí se puede” hacer un cambio, aunque lo único diferente sea la tolerancia a lo que sucede alrededor, porque al final “no pasa nada” con las estructuras que facilitan estos actos de violencia cada tanto tiempo.