Gana estudiante del Tec premio arquitectónico

199

 

  • Santiago Esquivel, alumno de Arquitectura del Tec de Monterrey, ganó con la composición arquitectónica de un observatorio medioambiental.

 

TANIA ROMERO/AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Con la propuesta de un observatorio medioambiental en la ciudad de Monterrey, Santiago Esquivel, alumno de la Escuela de Arquitectura, Arte y Diseño (EAAD) del Tec, ganó la trigésimo quinta edición premio Alberto J. Pani, considerado el galardón más importante a nivel nacional en cuanto a composición arquitectónica.

El estudiante desarrolló un objeto arquitectónico que se erige desde debajo de la tierra para posicionarse a nivel del suelo y “jugar el papel de un lienzo, para ilustrar un diálogo entre la ciudad y la naturaleza”.

“Desde el principio cuestioné mucho la topología del edificio que solicitaban. Mi primera intención fue dejar el paisaje como protagonista, casi intacto. Es por ello que decidí para este proyecto tomar prestada la tierra, producto de la excavación y se moldeara en tabiques que levantaran, o enterraran, la construcción”, explicó el joven.

Como cada año, la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) reunió a los mejores estudiantes de las instituciones afiliadas a la Asociación de Instituciones de Enseñanza de la Arquitectura de la República Mexicana (ASINEA), para participar en el Premio a la composición arquitectónica Alberto J. Pani.

Los finalistas fueron recibidos en la Universidad de Monterrey (UDEM) para desarrollar durante tres semanas la composición arquitectónica de un Observatorio medioambiental, situado en el Parque Ecológico La Silla de la ciudad de Monterrey.

Además de este triunfo, por el cual se hizo acreedor a 50 mil pesos, Esquivel ha sido acreedor de los primeros lugares en la edición inicial del premio Félix Candela, organizado por el Instituto Español de Arquitectura, así como del concurso internacional de arquitectura Site Chappel, que convocaba a los participantes a diseñar una capilla en la isla Pessegueiro, en Porto Covo, Portugal.

 

Quizá te interese: Apoya el Fonca proyecto musical