Ley contra defraudación fiscal lacera a empresas

108

 

  • Fidel Guillén Arjona, presidente de la Canacintra en Chetumal, considera que la reforma a la ley pone en riesgo a mucho empresario mediano y pequeño.

 

LAURA CRUZ

CHETUMAL, Q. ROO.- El presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra) en Chetumal, Fidel Guillén Arjona, manifestó su preocupación ante las reformas aprobadas a la Ley Federal contra la Delincuencia Organizada.

Las cámaras de Diputados y Senadores, la de Seguridad Nacional, el Código Nacional de Procedimientos Penales, así como el Fiscal y Penal Federal, tipifican la defraudación fiscal y la compra venta de facturas falsas como delitos de la delincuencia organizada.

A título personal, Guillén Arjona comparte la preocupación del gobierno federal para acabar y combatir estos actos fraudulentos.

Piensa que hubo mano dura a estas reformas, que en su dictamen señala que la defraudación fiscal y la compra venta de facturas falsas serán considerados como delitos de delincuencia organizada, cuando el monto de lo defraudado o valor de los comprobantes fiscales superen los siete millones 804 mil 230 pesos.

“Los que no nos dedicamos a ello, que estamos trabajando de manera normal, pues no tenemos ningún problema”.

 

Mejores incentivos

 

A nivel nacional, la Canacintra considera que México requiere de mejores incentivos, más crecimiento, mayor recaudación, más inversión, menos informalidad y más desarrollo.

“El posicionamiento a nivel nacional de la Canacintra ha sido en contra, porque se siente que van a ser afectados no sólo los que se dedican a esta situación.

“Ponen en riesgo a mucho empresariado mediano y pequeño que, sin querer, puedan adquirir alguna factura que en un momento determinado se vaya declarar falsa”.

“Es difícil para nosotros como empresarios identificar que es facturera y que no; creo que nos están dando una responsabilidad que le compete a la autoridad”.

En el caso de Quintana Roo, Guillén Arjona dijo, sin precisar, que hay casos de defraudación fiscal, práctica común que reconoció, era puesta en marcha por gobiernos del pasado y que desafortunadamente aún existen.

Debido a lo lacerante que consideran esta ley, los empresarios tendrán que cuidar no caer en este tipo de situación, pues aunque ellos están establecidos formalmente, quienes emitan la factura pueden ser empresas fraudulentas.

 

Quizá te interese: Comparte Quintana Roo a nivel internacional sus estrategias en combate al sargazo