Brinda Mónica Hoth arte para transformar

351

 

  • El propósito de la artista es provocar que ocurran cosas sobre los escenarios que hagan vibrar y provocar una mejor humanidad.

 

REBECA PÉREZ VEGA /AGENCIA REFORMA

GUADALAJARA, JAL.- El arte tiene un poder transformador al propiciar un espacio de encuentro, reflexión, emoción y esperanza, para imaginar una realidad distinta, expresa la dramaturga, gestora cultural y titiritera, Mónica Hoth (Ciudad de México, 1958).

“Yo sí creo en el poder transformador del arte, si no, no haría nada. Hay mucha gente que estamos en esta trinchera y no estamos dispuestos a salirnos de ahí.

“Decía el maestro (Luis de) Tavira que para algunos hacer teatro es una especie de apostolado y no es fácil, ni es algo improvisado o eventual. Si lo tomas en serio se vuelve una manera de habitar el mundo”.

La creativa -una de las pioneras del teatro para niños en el país- será la figura homenajeada en la décima edición del Festín de los Muñecos que se realizará en la Ciudad, hasta el 3 de noviembre, bajo el impulso de la compañía de títeres Luna Morena.

“Me sorprendió mucho (este reconocimiento). Desde hace tiempo tengo una relación cercana con los chicos de Luna Morena, los respeto y admiro muchísimo por su tenacidad, porque han incursionado en muchos campos novedosos, porque es una generación que suma nuevos lenguajes; entonces realmente estoy sorprendida de que me elijan como figura homenajeada”.

El propósito de Hoth es provocar que ocurran cosas sobre los escenarios que hagan vibrar y provocar una mejor humanidad, ya sea porque inspiran belleza o conmueven y eso abre la posibilidad de oponer algo de resistencia a la realidad que a veces parece tan opresiva.

“Mi interés es propiciar, desde diferentes pistas -desde la creación y la gestión- que sucedan cosas que nos saquen de este mundo ordinario que parece que nos está aplastando, que nos es tan opresivo, poder decir cosas que nos hagan recordarnos más humanos y más poderosos.

“Mi fantasía es que un espectáculo abrace, que algo pase en el interior de la gente, que salga más feliz, que salga más esperanzada o más humana de esa experiencia”, relata la creativa radicada en San Miguel de Allende.

Hoth es autora de Martina y los Hombres Pájaro, obra considerada un clásico del repertorio de teatro para público joven en México y que le mereció el Premio Nacional de Literatura INBA Obra de Teatro para Niños, en 2003.

Ha sido becaria del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca) y ha obtenido apoyo del Fondo de Ayudas para las Artes Escénicas Iberoamericanas (Iberescena) para la realización del Festival Internacional de Títeres de San Miguel de Allende. Actualmente es miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte y ha participado en encuentros y festivales en México, América Latina, Estados Unidos, Canadá y Europa.

Su obra más reciente es Triple Concierto, una co-dramaturgia con Claudio Valdés Kuri, llevada a escena con la compañía De Ciertos Habitantes, que se estrenó en agosto en el Festival IM-PULSO, en el Teatro Juan Ruiz de Alarcón, en la Ciudad de México.

Este espectáculo parte de un concurso de piano. Seis concursantes muestran sus motivaciones, ambiciones y sueños, pero también ponen a prueba sus capacidades en una sociedad de aplaude la victoria y rechaza el fracaso.

 

ASÍ LO DIJO

“Los títeres son metáforas en sí mismos, sus pericias están marcadas por una materialidad diferente a la humana. Son el lugar donde nos sumergimos en el desorden de lo humano. Los títeres pertenecen al reino de la patafísica”.

Mónica Hoth,

gestora cultural y titiritera

 

Presume la escena titiritera

El mundo de los títeres ha evolucionado mucho en las últimas décadas. El panorama para los artistas que trabajan con objetos se ha abierto. Hay interesantes cuerpos teóricos sobre este teatro, investigación y difusión, y novedosas reflexiones inspiradas por las nuevas tecnologías, expresa la homenajeada.

“Con este movimiento tan interesante que ha habido en México de teatro para públicos jóvenes, las nuevas dramaturgias han impactado también al teatro de títeres”, recalca.

El panorama es vasto para este género porque es un teatro visual que se enriquece con una infinita variedad de posibilidades.

Los títeres asombran cuando presentan diversos formatos, cuando juegan con las proporciones y escalas, cuando los objetos interpretan la vida, sin dejar atrás la distancia que provocan los cuerpos artificiales, apunta.

“Asombran cuando narran una fábula o cuando el espectáculo no tiene fábula alguna y escapa de los cánones aristotélicos”, reflexiona.

Hoth recibirá el homenaje durante la ceremonia oficial de inauguración del Festín de los Muñecos. Primero se presentará “Memorias de Abajo”, una obra de teatro de Caracola Producciones, que se basa en el imaginario de la pintora Leonora Carrington, y posteriormente se llevará a cabo el reconocimiento.

La cita es el 29 de octubre, a las 18:00 horas, en la Sala 4 del Conjunto Santander de Artes Escénicas (Periférico Norte 1695, esquina con Parres Arias, en Zapopan, Jalisco). Los boletos cuestan 180 pesos general y se pueden adquirir en el recinto o en conjuntosantander.com.

La cartelera completa del festival está en www.elfestin.org.mx.

 

Critica recortes

La cultura y el arte no dejarán de existir a pesar de los recortes presupuestales a nivel regional o nacional. Los artistas no pueden dejar de producir, aunque las condiciones no sean favorables, porque hay una necesidad de expresarse, de contar historias, de encontrarse con los otros, expresa la creativa.

“Creo que es un desatino que se recorten los presupuestos para cultura en el País, son difícil las condiciones actuales, por lo que tenemos que contar con nuevas formas de producción y es responsabilidad del Estado propiciarlas, ya que la cultura es un derecho constitucional y si van a cortar presupuestos deben abrir otras puertas, como los apoyos deducibles de impuestos para crear y favorecer que la cultura se mantenga viva y en buena salud”.

Además, habló de su preocupación por lo situación actual del que ha sido su público principal.

“Por otra parte me preocupa mucho la infancia del País. Está muy abandonada, mal nutrida tanto física como espiritualmente. Yo casi siempre he trabajado para niños y son mi interés primordial porque ahí está el presente y el futuro; si logramos formar niños sensibles, empáticos, tendremos una mejor sociedad mañana”.

 

Quizá te interese: Gana estudiante del Tec premio arquitectónico