Denuncian cobro excesivo en Grúas del Carmen

325

 

  • De acuerdo con la denuncia de un cliente, la compañía Grúas del Carmen pretendió cobrar 17 mil 500 pesos por dos maniobras hechas en septiembre.

 

VÍCTOR HUGO ALVARADO

CANCÚN, Q. ROO.- En 2020 habrá una cuota mínima de cobro para el servicio de arrastre y salvamento en el municipio de Benito Juárez; pero en tanto llega la fecha, los cobros arbitrarios por parte de las compañías de grúas se mantienen con total impunidad, en complicidad con autoridades.

Víctor Rodríguez, encargado de una alquiladora de automóviles en el centro de Cancún, denunció los abusos de la compañía Grúas del Carmen, la cual pretendió cobrar 17 mil 500 pesos para cubrir el gasto de dos maniobras realizadas en un accidente de tránsito suscitado en septiembre, cuando uno de sus clientes fue impactado por un motociclista.

Al solicitar información para liberar el vehículo retenido y la motocicleta del responsable, pretendieron cobrarle un cargo de 12 mil pesos por una “actualización” que no fue aclarada por la empresa, la cual incluso dio largas y se portó de manera evasiva durante la consulta del afectado, además de cuatro mil 500 pesos por el arrastre tanto del vehículo como de la motocicleta.

Sumado a la tarifa discrecional y poco sustentada, también acusó daños en la unidad durante los 20 días que permaneció asegurada en el corralón por las autoridades, a la que llegó sin daño alguno y respaldado por el Ministerio Público.

“Estamos a merced, tanto particulares como empresas dedicadas al turismo, de malos elementos de tránsito que están en colusión con la gente de grúas al poner los precios que quieren”.

El percance ocurrió el 15 de septiembre por la mañana, cuando un motociclista impactó la parte trasera de uno de los autos dispuestos para alquilarse; el perito encargado determinó el aseguramiento de ambos vehículos pese a no existir daños de gravedad, ni en el auto ni en el piloto de la motocicleta.

De acuerdo con Rodríguez, tras la realización del peritaje se determinó la culpabilidad del motociclista; sin embargo, no se liberó el automóvil hasta después de 20 días, tiempo durante el cual la arrendadora perdió dinero por la indisponibilidad del coche para ser rentado.

Posteriormente, se puso en contacto con Grúas del Carmen para obtener una explicación sobre los daños en su vehículo, pero no obtuvo una solución concreta pese a presentar las pruebas que avalaban la condición del auto al momento del arrastre.

 

Quizá te interese: Ley contra defraudación fiscal lacera a empresas