Festeja comunidad Bahá’í su bicentenario; piden unidad en Dios

80

 

  • Integrantes de la comunidad Bahá’í de Quintana Roo celebran el nacimiento de El Báb.

 

LAURA CRUZ

CHETUMAL, Q. ROO.- Con no más de 50 integrantes en Chetumal y 300 en todo Quintana Roo, se integró la comunidad Bahá’í, que en el mundo entero reúne a cerca de nueve millones de personas, quienes celebran el nacimiento de El Báb, una de las figuras religiosas más importantes de la fe de esta práctica.

Quddús Lenz Morales, creyente de esta expresión religiosa, explicó que en El Bád básicamente se cree en tres cosas: la unidad de la humanidad, en Dios y las religiones.

Sus integrantes sirven a una comunidad entera aplicando clases para niños y grupos prejuveniles para ayudarles a desarrollar sus virtudes y valores, tales como la veracidad, constancia y obediencia.

El Báb nació en 1819, por lo tanto este año es histórico, ya que en el mundo entero se celebra el bicentenario de la llegada de Siyyid Alí Muhammad, de uno de los recientes educadores religiosos, titulado de esta manera.

El integrante José Jaime Lenz Domínguez explicó que cualquier persona puede ser parte de la comunidad, ya que al creer en un solo Dios, son respetuosos de las religiones, puesto que creen que todas serán una y lograrán la paz en el mundo.

“Toda cultura ha tenido una religión porque influencia, pero es tiempo de unirnos y no ver diferencias entre los seres humanos”, refirió.

 

Unidad de Dios

 

Los Bahá´ís creen en la unidad de Dios, de las religiones, de la humanidad, la igualdad de derechos y oportunidades para el hombre y la mujer, en el equilibrio entre la ciencia y la religión.

El Báb, aunque puede decirse que es el fundador de una religión nueva, el babismo, provocó una gran conmoción y reforma dentro del mundo islámico chiita de Irán.

Los Bahá´ís pretenden fortalecer la vida comunitaria y tener un mayor compromiso social con la comunidad que integran esta práctica religiosa.

La idea es que cada día se sumen más integrantes, hasta conformar una gran comunidad, ya que a medida que la capacidad de la comunidad aumenta y que el patrón de vida comunitaria que intenta establecer en agrupaciones y barrios se fortalece, la implicación en la vida de la sociedad adquirirá nuevas dimensiones.

Por ahora en la ciudad no cuentan con un centro ceremonial; sin embargo, sus actividades las desarrollan en los hogares de cada integrante donde suelen reunirse para convivir y hacer un llamado a la población para transformar la sociedad actual y dar un salto en su proceso de evolución social.

 

Quizá te interese: Cancún 50 Años.