Renuevan Gabinete; reavivan protestas

44

*Reprime Policía a los manifestantes con gas lacrimógeno y chorros de agua

 

Reforma / Staff

SANTIAGO.- Las protestas en Chile arreciaron ayer en varias ciudades del país con bloqueos y enfrentamientos pese al ajuste del Presidente Sebastián Piñera a su Gabinete en respuesta a las movilizaciones que exigen mejoras sociales y que llevaron a su Gobierno a una crisis de credibilidad en materia de derechos humanos.

El Gabinete presidencial se integra por 24 ministros, y el Mandatario decidió cambiar a los ocho titulares de las principales áreas de su Administración –un par provenientes de otras carteras– como Hacienda e Interior, área criticada en los últimos días en el país por el uso excesivo de la fuerza, ordenada por Andrés Chadwick, quien era el titular.

Los otros ministerios que sufrieron cambios fueron la Secretaría General de la Presidencia, Secretaría General de Gobierno, Economía, Trabajo, Deporte y Bienes Nacionales. En el marco del ajuste de Piñera, la capital chilena vivió otra jornada de protestas violentas, donde al atardecer ocurrió un gigantesco incendio en una plaza comercial en el centro de la ciudad, tras horas de disturbios y barricadas.

El centro comercial fue saqueado previamente, luego comenzó a arder en su interior, y con el paso de las horas una gran columna de humo cubrió parte del cielo de la capital chilena, mientras el fuego se propagaba a los edificios colindantes.

Al tiempo, la Policía reprimió una movilización que abarcaba casi un kilómetro por el centro de la Alameda Bernardo O’Higgins, principal arteria de Santiago, para que no pudieran llegar hasta el Palacio de la Moneda.

Las barricadas en llamas en medio de avenidas comenzaron a reproducirse mientras la Policía lanzaba gases lacrimógenos y usaba camiones lanzaagua contra los manifestantes, quienes lanzaban piedras a las fuerzas de seguridad.

En paralelo, las protestas se reproducían en la Plaza Italia, epicentro del estallido social que cumplió ayer 11 días consecutivos de manifestaciones, que han dejado un saldo de al menos 20 fallecidos, entre ellos seis ciudadanos extranjeros.

Algunos manifestantes prendieron fuego en la reja del acceso a la estación de Metro Baquedano, en cuyo interior presuntamente la Policía habría torturado a algunos detenidos, según denuncias recibidas de las propias víctimas.

La nueva portavoz del Gobierno de Chile, Karla Rubilar, indicó ayer por la noche que estaban trabajando para “encontrar” a los que crean destrucción y caos durante las protestas en el país, en referencia a los disturbios de ayer.

“Son 6 mil 500 personas que creen que pueden tomarse Santiago, pero les vamos a encontrar.

Puede que nos demoremos, pero les vamos a encontrar”, aseveró. Las protestas en Chile fueron detonadas por un incremento a la tarifa en el Metro, pero el abanico de exigencias se amplió a mejoras en pensiones, salud, educación, servicios públicos e impuestos.

Te puede interesar : Se ampara Juan Pablo Guillermo por cobro de copias certificadas