Alista DESI rastreo de ‘energía oscura’

190

 

  • Actuará como una poderosa máquina del tiempo, que observará profundamente la infancia y el desarrollo temprano del universo.

 

STAFF /AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- La energía oscura, uno de los mayores misterios del universo y la cosmología moderna, podría finalmente comenzar a revelarse ante la humanidad.

Esto a través de los cinco mil “ojos” del Dark Energy Spectroscopic Instrument (DESI), un nuevo dispositivo montado sobre el Telescopio Nicholas U. Mayall, en el Observatorio Nacional Kitt Peak de Arizona, EU, que el pasado 22 de octubre arrancó la fase de pruebas finales, a solo unos meses de que su instalación se complete.

“Después de una década de planeación, investigación, desarrollo, instalación y montaje, estamos encantados de que DESI comience su misión para revelar el misterio de la energía oscura”, indicó en un comunicado el director del proyecto, Michael Levi, del Departamento de Energía en el Laboratorio Nacional Lawrence Berkley, en California.

“La mayor parte de la materia y la energía del universo son oscuros y desconocidos, y los experimentos de la próxima generación como DESI son nuestra mejor apuesta por desentrañar estos misterios. Estoy encantado de ver que este nuevo experimento cobra vida”.

Mediante 5 mil robots posicionadores con un cable de fibra óptica del ancho de un cabello humano cada uno, DESI apuntará automáticamente a conjuntos de galaxias preseleccionados, reunirá su luz y la dividirá en tres bandas estrechas de color para mapear con precisión su distancia respecto a la Tierra.

Con una velocidad topográfica sin precedentes, este proyecto logrará recorrer un nuevo conjunto de cinco mil galaxias cada 20 minutos.

Como una poderosa máquina del tiempo, DESI observará profundamente la infancia y el desarrollo temprano del universo, hasta hace unos 11 mil millones de años, para crear el mapa cósmico tridimensional más detallado.

“Podemos llegar a construir el mapa tridimensional del universo más preciso jamás desarrollado antes por la humanidad. La medición de las distancias entre las galaxias tendrá una incertidumbre menor al 0.3 por ciento, lo cual representa una mejora de más del triple de lo realizable antes de DESI”, precisó Octavio Valenzuela, investigador del Instituto de Astronomía de la UNAM y participante en el proyecto desde hace seis años.

“DESI será el primer experimento astronómico que medirá catálogos de decenas de millones galaxias y cuásares. Su alta precisión resulta necesaria para descubrir la gravedad que rige a las escalas cósmicas, y probar la de Einstein o alguna otra gravedad modificada”, aseguró Jorge Cervantes, del Departamento de Física del Instituto Nacional de Investigaciones Nucleares (ININ), pionero del grupo DESI en México.

Al mapear repetidamente la distancia entre la Tierra y 35 millones de galaxias, así como 2.4 millones de cuásares en un tercio del área del cielo durante su carrera de cinco años, DESI comenzará a arrojar luz acerca de la energía oscura, la cual constituye aproximadamente el 68 por ciento del cosmos y es la responsable de que este se expanda de manera acelerada.

“Estamos muy entusiasmados de que DESI empiece a tomar datos y veremos parte del universo tan lejanas que las galaxias no se habían formado aún. Con la enorme precisión de las mediciones podremos determinar la dinámica del universo y, con ello, la naturaleza de la energía oscura”, comentó Axel de la Macorra, investigador del Instituto de Física de la UNAM, experto en temas de energía oscura y precursor de la colaboración mexicana en DESI, hace alrededor 10 años.

La colaboración DESI cuenta con la participación de cerca de 500 especialistas adscritos a 75 instituciones en 13 países.

De México participan más de 30 investigadores, postdoctorantes y estudiantes provenientes de los institutos de Astronomía, de Física y de Ciencias Nucleares de la UNAM, del Instituto Nacional de Investigaciones Nucleares, de la Universidad de Guanajuato, y del Cinvestav.

 

Quizá te interese: ‘Titubea’ el Cervantino