Dan a pacientes de cáncer sentido de bienestar; los acompañan durante todo el proceso

79

 

  • Wilberto Estrella, enfermero de Oncology Center, se siente satisfecho con su trabajo.

 

GABRIELA TORRES Y CARLOS RIVERA 

CANCÚN, Q.ROO.- Cuando llega un paciente a tratamiento de quimioterapia ya está todo agendado: su pase con los médicos, con el personal administrativo y lo relacionado con otras áreas, indica Wilberto Estrella, enfermero de Oncology Center.

“Estoy contento y eso es lo que trasmito a los pacientes, que sepan que sí se puede mejorar. Yo soy un eslabón importante ante ellos, ya que les ofrecemos información adecuada, los hacemos sentir bien como personas, para que entren en confianza de sí mismos”.

Nosotros sólo indicamos al paciente la hora a la que debe llegar, ya desayunado, tranquilo, relajado, porque en los hechos ya se dio el visto bueno de que puede recibir el tratamiento.

“Cuando es la primera visita, se le explica los posibles síntomas que puede llegar a tener; al ser un medicamento nuevo para la persona, lo más común es que el cuerpo responda de diferentes formas, puede darle fiebre, escalofríos, agitación respiratoria o dolor de cabeza”.

Al momento, también podría provocarles náuseas, ganas de ir al baño o de orinar (micciones), entre otros síntomas. Hay medicamentos que les da mucho sueño.

¿Les pasa tanto en quimioterapia como en radioterapia?, se le cuestiona.

“No, en la radioterapia no se administran medicamentos, ahí se da otro tipo de tratamiento”, abunda Wilberto.

Se le explica al paciente que también hay probabilidades de que durante el tratamiento de quimio estén bien, que se sientan bien, que no les pase nada, aunque se les debe aclarar que todo puede cambiar de un momento a otro.

“Luego llegan a su casa por la tarde y comienzan a sentirse mal, empiezan a tener sensaciones corporales y se asustan; por eso se les recomienda ausentarse del trabajo al menos dos o tres días después del tratamiento, para ver cómo responde el cuerpo”.

 

Cada caso es distinto

 

Ante cualquier eventualidad es importante que sepan que nos pueden hablar, avisarnos a detalle, para que podamos decirles que es un proceso o una reacción normal.

También puede suceder que se le diga que acuda a Urgencias, todo dependerá de la situación de cada paciente.

Wilberto Estrella comenta que en su área, antes, de pasar a servicio médico, el paciente tiene que llevar sus pruebas de laboratorios; se les toman sus signos vitales, se les da el visto bueno.

De ahí se les da unas dosis de medicamentos que tienen como propósito controlar los síntomas que les genera en el cuerpo las quimioterapias.

“Si el paciente va a tener este tipo de eventualidades, estos medicamentos ayudan a hacerlos más lentos, para que nosotros podamos responder al momento y no sean repentinos. Cada medicamento necesita especificaciones directas para cada paciente”.

 

En cáncer de mama

 

El enfermero de Oncology Center explica que las especificaciones de quimioterapia para todos los pacientes son las mismas, no cambian tanto, ya que se les indican los mismos protocolos, se les recomienda que pueden mejorar su dieta.

Eso no los limita a que no coman las cosas que se les antoja; por ejemplo, algunos pacientes platican que están bajando de peso y se asustan, pero se les dice que es normal por haber modificado su dieta.

“Está comiendo mejor, sí, pero también están bajando de peso porque su estilo de vida cambió, y estos cambios los lleva a una mejor calidad de vida a pesar de su enfermedad”.

Como pacientes se les ofrece una mejor calidad de vida, pero hay quienes se sobresaltan por la disminución de peso. Ahí es donde tenemos que darles mayor tranquilidad.

Los pacientes de cáncer mamá son las que tienen más miedo porque, por lo general, son madres de familia.

Ante este tipo de cáncer hay estudios más avanzados, medicamentos más sofisticados. En ocasiones lo que se hace es que conozcan a otros pacientes para que intercambien experiencias.

“Para que sepan que ya se van del ciclo cinco, que se van mejor. Estoy contento y eso es lo que transmito a los pacientes, que sepan que sí se puede mejorar. Yo soy un eslabón muy importante ante ellos, ya que les ofrecemos información adecuada, los hacemos sentir bien como personas, para que entren en confianza de sí mismos”.

 

Que se sientan bien

 

Wilberto Estrella admite, sin embargo, que la realidad es que los pacientes se sienten incómodos, por eso parte de los objetivos es ayudarles durante su lucha contra el cáncer.

La sala de quimioterapia está adaptada con televisión, con internet, para que no sientan que es tienen una carga, una pena que desafortunadamente a ellos les sucedió.

“Les hacemos ver que pueden sobresalir, que pueden tener un ambiente de confort; les ofrecemos frases motivadoras que podamos para que la gente salga sonriendo. Ayudamos a que el paciente sienta más confianza y que ponga más de su parte para sentirse mejor.

 

“Como enfermero entiendo que tienen cáncer, veo a gente con cara de preocupación; además observo que en el ambiente que los rodea no hay por lo menos una televisión para hacer olvidar ese momento sombrío. Eso les genera ansiedad, en la parte psicológica afecta mucho a la salud de las personas”.

El enfermero de Oncology Center detalla que la persona está poniendo de su parte, está demostrando que si está bien emocionalmente, es probable que salga bien de todo, que podrá afrontar mejor esa difícil situación difícil por la que atraviesa.

¿Qué tan fácil o difícil es venir todos los días, sabiendo que son tratamientos complicados?, se le cuestiona

Wilberto Estrella asegura que se le ha hecho fácil resolver esa parte porque cuando entró a trabajar a esta área desconocía del tema; ahora tiene que hacerse de más lectura especializada para dar mejor atención.

Parte de conocer el tratamiento de cáncer es dedicarse a la tanatología, a la ayuda psicológica; uno tiene que saber cómo tratar al paciente y él tiene mentalidad de dar “buena vibra” al paciente por lo que siente.

“Yo cada vez que las veo (a mujeres con cáncer de mama) les digo: hola, cómo está ¿ya desayuno?, y las ayudo. Les pregunto qué están haciendo, a qué se dedican y me pongo a su servicio para cualquier cosa.

“También bromeamos, les pregunto qué quieren de desayuno, qué quieren que hagamos, es ahí donde entra realmente le parte emocional y psicológica”.

Wilberto Estrella, como enfermero, a eso se refiere; ya no le afecta tanto estar frente a esta enfermedad y se siente contento ante el resultado que se va a tener al final del día. “Me siento contento conmigo mismo y doy lo mejor de mi parte”.

 

Quizá te interese: Presenta plan de trabajo