Descubre Auditoría Superior faltante de 2.6 millones de pesos en Benito Juárez

587

 

  • El asunto corresponde a la administración del ex alcalde Remberto Estrada

 

MARCO ANTONIO BARRERA

CANCÚN, Q. ROO.- La Auditoría Superior de la Federación (ASF) encontró observaciones a la cuenta pública municipal de 2017, equivalente a un eventual quebranto de 2.6 millones de pesos que se cometió en el gobierno del ex alcalde Remberto Estrada.

El órgano fiscalizador de la Cámara de Diputados estableció siete observaciones derivadas de falta de comprobación documental relativas al cumplimiento del Fondo para el Fortalecimiento de la Infraestructura Estatal y Municipal, la Ley de Fiscalización y Rendición de Cuentas de la Federación, Ley de Coordinación Fiscal y la Ley General de Contabilidad Gubernamental.

Al entonces contralor municipal Yuri Salazar Ceballos, lo emplazó a que presentara los argumentos y soportes que pudieran aclarar lo observado, el 28 de mayo de 2018, lo cual nunca ocurrió.

Andrés Vega Martínez, director general de Seguimiento “A” de la Auditoría Especial de Seguimiento, Informes e Investigación de la ASF, determinó que las aclaraciones que están pendientes forman parte del contrato municipal MB-DGOP-RF(PDR)-38-2017, que se constituyó para la construcción de alumbrado público y remodelación de área de baños, andador, agua potable e instalación de la red de agua purificada del Parque Urbano Kabah de Cancún, Quintana Roo.

A través del oficio número DGS “A”/PNSA/0032/2019, el funcionario notificó a la alcaldesa Mara Lezama Espinosa que hubo falta de atención en la gestión que le antecedió y que se trató de comprobar la utilización de recursos federales con copias simples, sin que estuvieran debidamente certificadas.

Entre los documentos que pretendieron soportar las comprobaciones estuvieron el contrato, la póliza de egresos, transferencias vía SPEI, la cuenta por liquidar, las estimaciones, póliza de diario, solicitudes de pago, deducciones y el programa de obra físico financiero, entre otros.

Del análisis del expediente se determinó también que hubo un anticipo de 2 millones 633 mil 718 pesos sin que se hayan generado estimaciones de la obra, por lo cual el adelanto no fue amortizado violentándose el párrafo primero del artículo 54 de la Ley de Obras Públicas y Servicios Relacionados con las mismas (LOPSRM) y la cláusula sexta del contrato firmado el 22 de diciembre de 2017.

Con el otorgamiento del subsidio se incumplió con la cláusula del convenio respecto al calendario de ejecución, mientras que mediante una visita de inspección física a la obra se constató que los trabajos llevaban tres meses de avance, pero sin que hubiera estimaciones del cobro, por lo que el anticipo que se entregó a las autoridades municipales no fue amortizado en su totalidad.

Las observaciones de la ASF determinaron que tras la revisión de los informes trimestrales de avance financiero y gestión de los proyectos se constató que el municipio no reportó los avances a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) ni se comprobó que existiera un programa anual de evaluación, con lo cual incurrió en incumplimiento de los lineamientos de operación de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria.

El órgano fiscalizador señaló que el Ayuntamiento tampoco acreditó el notificar a la SHCP que los recursos le fueron efectivamente entregados, con lo que incumplió los Lineamientos de Operación del Fondo FFIEM 2017.

Otra observación es que mediante una revisión física al Parque Urbano Kabah se constató la carencia de publicidad e información de la obra, la prohibición expresa de usar el programa para fines distintos al desarrollo social o de promoción de partidos políticos y la falta expresa de una leyenda que se realizó con recursos públicos federales. A cambio, se encontró una manta de agradecimiento a un diputado por su gestión.

 

Quizá te interese: Competirán alumnos con altar de muertos; celebrarán en La Salle con comida y entretenimiento