(VIDEO) NIDO DE VÍBORAS

244

 

Por: Kukulkán

DOLOROSO PERO necesario. Así suelen justificarse las alzas de impuestos, una de las decisiones favoritas de algunos gobernantes, a la par que más impopulares entre los votantes.

EN EL caso del Ayuntamiento de Benito Juárez, la intención de aumentar el predial en 2020 ya causa comezón entre algunos sectores, con los empresarios a la cabeza, que se agarran el bolsillo ante el punzón que les causa la subida impositiva.

HAY QUE aclarar que la “actualización” del tarifario catastral era hasta cierto punto necesaria, luego de cinco años de mantenerse sin alteración. No es ese el problema.

EL PROBLEMA es lo que se haga con el dinero que se recaude, porque si bien hacer obras y mantener los servicios públicos requiere de una buena marmaja, en la mente colectiva pervive la sensación de que varios funcionarios meterán uña a la caja en perjuicio de todos.

SUBIR IMPUESTOS es impopular; pero la desconfianza no es gratuita.

PARA ALGUIEN que manejó millones y millones de pesos durante sus años de (auto)servicio en el gobierno del estado durante el periodo de Betito Borge, Juan Pablo Guillermo Molina resultó ser más codo que un regio (con perdón de los regios).

EL EX hombre fuerte de las finanzas de Quintana Roo ha recurrido a amparo tras amparo como estrategia para alargar hasta el infinito y más allá las demandas en su contra por presunto desvío de recursos públicos.

EL MÁS reciente, uno para evitar desembolsar el pago de unas onerosas copias certificadas de su expediente, sustentado en que con ello se violan sus derechos constitucionales.

HABRÍA QUE recordarle al buen Pablito que a la par de sus derechos, tuvo (y tiene) la obligación de servir la Constitución y honrar el cargo para el que fue designado, mismo que ejerció anteponiendo intereses personales y de grupo.

COMO FUNCIONARIO público Juan Pablo Guillermo falló miserablemente. Ahora no duda en solicitar la protección de la ley que alegremente se saltó durante su tiempo de servicio.

***

¡AVÍSENLE! LA nueva coordinadora blanquiazul en la XVI Legislatura, Atenea Gómez Ricalde se dijo “sorprendida” de su nombramiento, del cual se enteró mientras estaba de gira artística en Cancún.

COMO BUENA diplomática, la diputada que lleva el nombre de la diosa griega de la sabiduría y la guerra (¡gulp!) se desmarcó de cualquier pleito que pueda haber entre el todavía líder panista Juan Carlos Pallares y el ex jefe de la bancada azul Eduardo Martínez Arcila.

DE ACUERDO con Pallares, la remoción de Martínez no es nada personal sino un mero asunto de justicia distributiva: como la fracción panista es femenina en su mayoría, había que ser congruente y darle la coordinación a una mujer.

NADA MALO con ello. Pero para evitar suspicacias podrían al menos avisarse entre ellos de lo que van a hacer, porque si entre compañeros de partido andan descoordinados, imagínese cómo andará el Congreso en su conjunto.

 

Quizá te interese: Nido de víboras N° 258