Derrocha INE en teléfonos celulares

442

 

  • Auditoría Superior de la Federación señaló que el INE realizó una mala administración de los equipos debido a que no restringió el plan de datos.

 

ROLANDO HERRERA / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- El Instituto Nacional Electoral (INE) adquirió 38 mil 979 teléfonos celulares para la recolección de datos que alimentaron el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) del proceso electoral de 2018 sin realizar un estudio adecuado sobre su rentabilidad, consideró la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

Los equipos y la renta de datos móviles para el periodo comprendido del 9 de febrero al 15 de septiembre de 2018 iban a tener un costo de 114.4 millones de pesos, sin embargo, se hicieron dos convenios modificatorios y un contrato final de finiquito que aumentaron el precio a 131.9 millones de pesos.

“El 14 de diciembre de 2018 se llevó a cabo el convenio de finiquito al contrato y sus convenios modificatorios a entera satisfacción de las partes, en el que se estableció un pago adicional al proveedor por 9 millones 213 mil 600 pesos por el consumo adicional de datos (megabytes), así como la aplicación de deductivas a cargo del proveedor por 658 mil pesos, las cuales serían descontados del referido pago”, indicó la ASF.

Además, la Auditoría señaló que el INE realizó una mala administración de los equipos debido a que no restringió el plan de datos y por lo tanto no controló el uso que le dieron los usuarios para acceder a redes sociales.

“Se identificó en el reporte de consumo mensual de datos del mes de julio de 2018, que fueron utilizadas las aplicaciones Facebook, Twitter, Instagram, YouTube, Snapchat, Plugger, entre otras (complementos), las cuales no fueron autorizadas por el Instituto para los trabajos a realizar durante el proceso electoral.

“Se carece de la evidencia que acredite la verificación de dichos reportes por parte del Instituto, así como de la justificación del porqué dichos aplicativos no fueron bloqueados en la consola de administración”.

La adquisición se hizo mediante una adjudicación directa a la empresa Radiomóvil Dipsa, S.A. de C.V., sin que se justificara por qué se utilizó ese tipo de procedimiento ni por qué la opción de compra de los teléfono era la más adecuada

“Se carece del estudio de costo-beneficio en el cual se haya realizado un análisis de las necesidades del instituto para definir el uso o destino de los equipos telefónicos una vez que éstos quedaran disponibles al terminar el periodo de elecciones”, reportó.

La Auditoría constató que el INE tiene los equipos bajo resguardo, sin embargo, no lleva un control adecuado y en una muestra revisada por la ASF detectó que algunos de ellos presentan daños o tienen faltantes en sus accesorios.

“No se cuenta con alternativas y beneficios de dar a la venta los equipos a los usuarios o personal del Instituto a fin de recuperar un porcentaje de la inversión y, con ello, llevar al cabo otros proyectos; asimismo, existe el riesgo de que los equipos se vuelvan obsoletos a corto plazo”, destacó.

 

Quizá te interese: (Video) Asiste Caribe Mexicano a la mejor feria de turismo, la World Travel Market