Destapan desfalco en Unidad Habitacional Militar Isla Mujeres II

1164

 

  • Las obras se realizaron en 2018, bajo la administración de Enrique Peña Nieto, quien inauguró las instalaciones en octubre de ese año.

 

FELIPE VILLA

CANCÚN, Q. ROO.- La construcción de la Unidad Habitacional Militar Isla Mujeres II derivó en desfalcos financieros por 2 millones 218 mil 800 pesos, agresiones al medio ambiente y violaciones a leyes y reglamentos tanto federales como del municipio.

Por ello, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) emitió tres promociones de responsabilidad administrativa sancionatoria contra los funcionarios involucrados en las irregularidades, dos recomendaciones a la institución encargada de los trabajos y tres pliegos de observaciones.

El máximo órgano de fiscalización del país auditó los trabajos a cargo del Instituto de Seguridad Social para las Fuerzas Armadas Mexicanas (ISSFAM) para la construcción de vivienda en Quintana Roo. Las obras se realizaron en 2018, todavía bajo la administración federal de Enrique Peña Nieto, quien inauguró las instalaciones en octubre de ese año.

Los desfalcos por casi 2 millones 219 mil pesos se generaron por dos tipos de “pagos indebidos” realizados por el ISSFAM durante el desarrollo de las obras.

Se pagaron indebidamente recursos por 1 millón 811 mil 700 pesos por cuatro conceptos de obra que se consideraron dos veces. Otros 407 mil 100 pesos se pagaron de manera indebida porque se adquirió mayor cantidad de acero de la necesaria para el reforzamiento del concreto.

La ASF encontró una “deficiente planeación” del proyecto, de la cual derivó la mayoría de las irregularidades. Sobre la marcha, se hicieron adecuaciones a la construcción y, por ello, se alteraron costos y obras previamente autorizadas.

“Los conceptos autorizados originalmente no correspondieron con los conceptos de obra ejecutados finalmente, debido a que se autorizó la ejecución de conceptos extraordinarios, se incrementaron volúmenes de obra, y disminuyeron y cancelaron cantidades de obra, tanto de origen como extraordinarios.”

Incluso, tanto la licencia de construcción como el acta de entrega-recepción de los trabajos y el acta de finiquito de la obra se formalizaron de manera extemporánea.

Además, incumplió una condicionante de carácter ambiental con la que fue aprobado el proyecto. La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) había dado el aval al proyecto bajo el supuesto de que se implementaría un “Programa de Corredores Biológicos para ser aplicado en el sistema ambiental regional”. En el proceso de construcción finalmente no se llevó cabo.

Así mismo la unidad habitacional hace uso de un pozo de agua potable sin ningún permiso de explotación que lo autorice.

La construcción de la unidad habitacional militar en la zona continental de Isla Mujeres, determina el examen de la ASF, violó la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente en su artículo 30, párrafo tercero, y el Reglamento de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, en su artículo 66, fracciones I y III.

También incumplió un oficio resolutivo emitido por la Semarnat, un convenio de colaboración signado entre la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y el ISSFAM, el propio contrato de obra pública por el que se realizaron los trabajos y, entre otras disposiciones, el Reglamento de Construcción para el Municipio de Isla Mujeres, Quintana Roo, en su artículo 647.

Para el proyecto de esta segunda unidad habitacional, el organismo castrense erogó 347 millones 418 mil pesos. El dictamen de la auditoría de cumplimiento a inversiones físicas, con folio 2018-1-07HXA-22-0081-2019, está contenido en la segunda entrega del Informe Individual del Resultado de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2018, que se hizo público el jueves pasado.

 

Quizá te interese: Abarrotan bodegas municipales con objetos inservibles