Un gran mito: el alto precio en los trámites

70

 

  • Sus altos precios… ése es sólo uno más de los mitos alrededor del testamento.

 

Alfredo González/Agencia Reforma

MONTERREY, NL.- Sus altos precios… ése es sólo uno más de los mitos alrededor del testamento.

Su trámite es una previsión que sólo 20 por ciento de los mexicanos realiza para proteger su patrimonio después de la muerte, asegura Sebastián Medrano, director de Coru.com, plataforma de comparación de servicios financieros en línea para el territorio nacional.

Afirma que éstos son los datos del Colegio Nacional del Notariado Mexicano acerca del porcentaje de mexicanos que toma esta previsión para garantizar que su patrimonio quede en manos de quien él desea y evitar su pérdida.

“El testamento es el documento y acto jurídico válido para proteger y asegurar el patrimonio, incluso después de la muerte”.

De no hacerlo, los interesados o familiares deberán contratar los servicios de un abogado para llevar aL cabo un proceso judicial y determinar quiénes son los herederos y en qué porcentajes recibirán los bienes.

Este trámite puede costar desde 40 mil pesos y tomar de 7 meses a un año si no ocurre ningún contratiempo.

“Existen muchos mitos en relación al testamento, lo que lleva a no hacer el trámite y como consecuencia la familia quedará desprotegida si llegamos a faltar, además de que los bienes con que contamos podrían perderse sin ningún beneficio”, advierte.

 

Tarifas promedio

 

Las tarifas promedio para tramitar el testamento varían geográficamente de un estado a otro, pero de acuerdo con esta plataforma, la entidad más cara era Tlaxcala, con un promedio de 3 mil pesos, mientras que la más barata es Morelos, con un promedio de 870 pesos.

Por encima de 2 mil pesos están Tamaulipas, Chihuahua, Tabasco, Ciudad de México, Nuevo León y Sinaloa.

Medrano rechaza el mito de los altos precios o que el testamento sea un trámite exclusivo para personas con mucho dinero o propiedades.

Además de que durante septiembre, el gobierno federal lanza la campaña del “Mes del Testamento”, con el Colegio Nacional del Notariado Mexicano, los estados y sus Colegios Estatales, para dar descuentos de hasta 50 por ciento.

“El testamento es un derecho de todas las personas para disponer su voluntad luego de fallecer, sin importar el monto o la naturaleza del patrimonio”, indica.

“En un testamento se puede hablar de bienes muebles e inmuebles en general, como casas, departamentos o autos, pero también de derechos como pueden ser pensiones o ingresos; incluso obligaciones como, por ejemplo, las deudas que el testador deja al morir”.

Otro de los mitos es que el trámite de testamento es para personas mayores o enfermos terminales, aunque sí existe una edad mínima para hacerlo, la cual varía en cada estado de la República.

“En algunos se puede hacer desde los 14 años, como es el caso de Chihuahua, Coahuila, Puebla, Quintana Roo, Sinaloa, Tabasco y Tlaxcala”, agrega Medrano.

“Para prácticamente el resto de las entidades, incluida la Ciudad de México, la edad mínima es de 16 años. Sólo Jalisco y Michoacán requieren que el solicitante sea mayor de edad”.

 

Para tramitarlo

 

Para tramitarlo es necesario contar con una identificación oficial con fotografía, aunque algunos estados tienen requisitos especiales.

Un mito más que influye en el bajo porcentaje de gente que tramita su testamento apunta a la idea de que es muy tardado y difícil.

“Sólo se necesita una identificación oficial como puede ser INE, pasaporte o la cédula profesional, y acudir ante un notario público, que es posible ubicar a los más cercanos en plataformas como www.testamentos.gob.mx y www.notariadomexicano.org.mx.

Incluso, si tiempo después la persona decide hacer cambios en el escrito, puedes hacerlo, sólo que hay que pagar como si fuera un testamento nuevo, para lo cual también puede aprovecharse la campaña de septiembre.

Un mito falso es que no es necesario hacer un testamento ante notario y que la palabra, o una hoja escrita de puño y letra con la firma del fallecido es completamente válida.

“El testamento es el único documento con validez oficial para la disposición bienes patrimoniales después del fallecimiento de una persona y debe cumplir con los requisitos del Código Civil Federal para que tenga validez”, detalla Medrano.

 

Quizá te interese: Detallan las reglas para Peso por Peso