Convierten semillas de aguacate en bioplásticos

566

 

 

ADRIANA LEYVA/AGENCIA REFORMA

GUADALAJARA, JAL.- El mercado de los popotes cambió radicalmente con la entrada de los bioplásticos.

La compañía mexicana Biofase desarrolló un bioplástico con semilla de aguacate como materia prima con el que fabrica popotes, cubiertos y contenedores de comida, que se degradan en composta o basura convencional en 240 días, es decir, casi 8 meses.

Esta empresa, que es única en la producción de biopolímeros, comenzó como un proyecto universitario en el que se desarrolló la tecnología para convertir un desecho de la industria aguacatera en un material amigable con el ambiente, recordó Scott Munguía, director general de Biofase.

Tras esto, la tecnología se hizo patentable y se comenzó a formar la empresa que ahora cuenta con siete años de operación y exportaciones a 21 países, entre ellos Alemania, Suiza, Australia, Francia, Suecia, Estados Unidos y Canadá.

Del total de su producción, 30 por ciento está dirigido al mercado nacional y el restante 70 por ciento a exportar.

“México está en un proceso de desarrollo cultural y yo creo que muy pronto vamos a crecer y cada vez más empresas se van a sumar”, comentó el directivo.

Llegar a la producción diaria que tienen, de poco más de dos toneladas de popotes, no fue sencillo, ya que la primera barrera con la que tuvieron que lidiar fue la falta de capital para arrancar operaciones.

“No tenía muchos recursos económicos, tenía que esperar a que llegaran los materiales, guardar algo de dinero para comprar los compuestos”, recordó.

Biofase llegó para reconfigurar el mercado de los popotes, ya que antes del desarrollo de sus productos todos los popotes de plástico biodegradable se importaban a México.

“En cuanto a la estética, al diseño, Biofase fue pionero y no sólo en eso, también en ser una alternativa para los popotes de plástico. Las personas que se integran a hacer las leyes vieron que sí había una alternativa”.

El capital humano, que actualmente se conforma de 350 trabajadores, es fundamental para las operaciones y crecimiento.

Actualmente tienen tres plantas ubicadas en Morelia, Michoacán, y se prevé abrir otra más en Colombia para 2020, con el fin de tener una capacidad de producción de entre 8 y 9 toneladas diarias no sólo de los popotes.

En cuanto a precios se proyecta que mantendrán la competitividad, pues su producto es más económico que cualquier otro similar de importación y su vida de anaquel es hasta de un año en un ambiente seco y fresco.

 

Quizá te interese: Niegan detención de inspector de fiscalización