Promueve la Unesco educación y cultura; trabaja desde hace 74 años por igualdad de las culturas

385

 

  • A sus 74 años de vida, la Unesco continúa promoviendo la educación, paz, cultura y desarrollo en el mundo.

 

CARLOS RIVERA

CANCÚN, Q.ROO.- La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) cumple 74 años de edad.

Desde su nacimiento, ha trabajado para garantizar que todos los niños y adultos tengan acceso a una educación de calidad, además de reforzar los vínculos entre las naciones promoviendo el patrimonio cultural y la igualdad de todas las culturas.

A nivel internacional, defiende la libertad de expresión como un derecho y condición esencial para la democracia y el desarrollo, y trabaja de la mano con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) en cuanto a la educación de la niñez en México.

La especialista en comercio internacional de la Universidad de Guadalajara (UdeG), Nancy Mercedes Blanquel Sánchez, manifestó la importancia gubernamental de cada país como responsable de respetar los recursos naturales, la cultura y costumbres de las comunidades originarias.

“Lo que hoy hagamos por nuestros niños se va a ver reflejado muchos años después, por lo tanto, es importante que existan este tipo de organizaciones internacionales y autoridades de gobierno como la Unesco, pero también influye que los padres de familia enseñen el valor agregado que tienen las personas que fundaron las entidades del mundo.

“El futuro va de acuerdo con la calidad de la educación que le estamos dando a nuestros niños quienes serán los líderes y los adultos que vamos a tener en nuestro país, quienes a través de toda su experiencia y enseñanza van a tomar las mejores decisiones para México”.

Por si fuese poco, la Unesco trata de establecer la paz mediante la cooperación internacional impulsando diversas áreas de competencia como son la educación, cultura, ciencias naturales, ciencias humanas y sociales, comunicación e información, siendo la enseñanza la base de todas.

Esta organización entiende la cooperación política y económica de los gobiernos como una parte de lo que realmente se necesita para el apoyo duradero y sincero de los pueblos.

Determina que la paz debe basarse en el diálogo, la comprensión mutua y la solidaridad intelectual y moral de la humanidad.

Refuerza los vínculos entre las naciones promoviendo el patrimonio cultural y la igualdad de todas las culturas, apoya programas y políticas científicas y defiende la libertad de expresión.

Con la información recabada en cada tópico, ayuda a los países a adoptar normas internacionales y gestiona programas que promueven la libre circulación de las ideas y el intercambio de conocimientos.

La sede de Unesco se encuentra situada en la plaza de Fontenoy de París, la cual fue inaugurada el 3 de noviembre de 1958 y es reconocida por las cualidades arquitectónicas en sus edificios.

Uno de ellos es llamado “El acordeón”, que alberga la sala oval donde se celebran las sesiones plenarias de la Conferencia General.

El interés de esta organización por proteger el patrimonio y fomentar la creatividad, es una tarea de suma importancia para empujar la cultura a distintos horizontes.

 

Proteger el patrimonio

 

La Unesco también se preocupa en la cultura protegiendo los patrimonios y fomentando la creatividad alrededor del mundo, difundiendo las diversas manifestaciones artísticas que abarcan desde los más preciados monumentos históricos y museos hasta los ritos tradicionales y el arte contemporáneo.

El patrimonio cultural para esta organización constituye una señal de identidad y favorece la cohesión de las comunidades, que en algunos casos sufren el impacto de la crisis económica.

Por ello invita a que las personas construyan sociedades abiertas, inclusivas y pluralistas, para el bienestar de los sectores vulnerables.

En el área de la ciencia y la tecnología trabajan con sus Estados Miembros para favorecer la toma de decisiones razonadas, especialmente en el ámbito de la bioética, la cual se dedicada a proveer los principios para la conducta más apropiada del ser humano respecto a la vida, con el fin de asegurar la paz y el desarrollo sostenible.

En pocas palabras, la Unesco identifica las necesidades humanas para ofrecer una solución sin perjudicar a los ciudadanos ni a su medioambiente a partir de una conciliación internacional.

 

Quizá te interese: Legisladoras federales apoyan a Reyna Durán en su disputa por la presidencia de la Jugocopo del Congreso del Estado