San Ildefonso abre sus puertas a migrantes de barro

192

 

  • La exposición alberga 2,501 piezas.

 

Yanireth Israde/Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Antiguo Colegio de San Ildefonso alberga a migrantes de barro y arcilla, obra del fallecido artista oaxaqueño Alejandro Santiago, quien produjo dos mil 501 piezas, todas distintas, como las personas que traspasan las fronteras.

Es la primera vez que se exhiben en la Ciudad de México, con motivo del 30 aniversario del Centro de Investigaciones sobre América del Norte (CISAN) de la UNAM. La muestra se titula “2501 Migrantes”.

Con estas obras el artista buscó repoblar y cubrir el vacío que dejan quienes han migrado, señaló el coordinador ejecutivo del recinto de Justo Sierra 16, Eduardo Vázquez, durante la inauguración, que reunió a Isabel Ramírez, madre del creador, y a sus hijos, Lucio y Alejandra, además de autoridades federales, capitalinas, del estado de Oaxaca y de la Universidad.

El conjunto escultórico se presentó en su totalidad en 2007 en el Fórum Internacional de las Culturas de Monterrey.

Santiago emprendió esta obra al retornar a su lugar de origen, Teococuilco de Marcos Pérez, en la sierra de Oaxaca, tras una estancia en Europa y descubrir que sus vecinos y amigos habían migrado a Estados Unidos.

De ahí que se propusiera compartir la experiencia de los indocumentados al cruzar la frontera norte, en una travesía marcada por el número de cruces colocadas para recordar a los migrantes muertos en su intento de alcanzar el otro lado.

“Mi padre decía que si quieres sentirte mojado no tienes que meter la punta del pie, sino arriesgarte y meterte todo”, recordó Lucio Santiago.

 

Quizá te interese: Debido a problemas de salud de Helio Montiel, gremio de artistas donan obras para una subasta